En un cuenco se mezcla aceite de oliva y orégano, que no sea molido preferiblemente. Se coge un trozo de lomo entero y se unta con la mezcla que hemos preparado previamente. Se cubre a continuación el fondo de una bandeja de horno profunda con sal gorda (sal marina), que tenga una capa suficiente, y se coloca la pieza de lomo bien untada encima, cubriéndola seguidamente por más sal. Tiene que quedar bien cubierto y que no quede ninguna parte sin cubrir. Si ha sobrado aceite se le salpica con la mano aceite a la sal.

Se mete en el horno y se deja hacer hasta que la sal empiece a resquebrajarse y ponerse de una tonalidad marrón. Al agrietarse dejará huecos donde podéis meter un cuchillo y ver cómo está de cocinado.

El tiempo depende del horno y lo hecho que os guste.

Buen provecho :)

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: