Max de Winter, miembro de la alta sociedad inglesa y dueño de la famosa mansión de Manderley, se encuentra en Montecarlo, al parecer huyendo del recuerdo de Rebeca, su esposa, recientemente fallecida.

En el hotel conoce a la dama de compañía de una señora rica, cuya sencillez y candor le hacer acercarse a la misma. Ante la marcha de la señora y la dama de compañía Max la pide en matrimonio, y se casan rapidamente.

Después de una luna de miel en la costa del Mediterráneo, el nuevo matrimonio, vuelve a Manderley, donde la sencilla chica ha de hacerse con la casa, y enfrentarse al recuerdo de Rebeca, cuyo recuerdo y presencia es mantenido de forma obsesiva por el ama de llaves, que fue su niñera también.

La nueva esposa de Max sorprende a sus allegados, por ser radicalmente distinta a la bella y brillante Rebeca, y esta comienza a sospechar que su marido no la quiere y siempre la esta comparado con su primera esposa, y que ella pierde y por mucho.

No logra saber porque se casó con ella. En un baile de disfraces el odio y el desprecio del ama de llaves, cuando sutilmente la incita a hacer la copia de un traje de una mujer, de un cuadro en la galería. Cuando aparece vestida con ese vestido, se entera de que ese mismo vestido lo llevo REBECA y provoca una conmoción en los presentes, al parecer que Rebeca ha regresado. La nueva señora de Manderley, ve como la sombra de la fallecida Rebeca esta a punto de destruir su felicidad.

La aparición del barco en el cual se ahogó Rebeca, pone de manifiesto los verdaderos sentimientos de Max de Winter que reconoce ante su esposa el odio que profesaba hacia Rebeca y la confesión de que el la asesino

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: