¿Quién no se ha preguntado en alguna ocasión quién es Dios?

Todos sabemos que es el Creador de todo lo que hay y todo lo que vemos. La Biblia nos da mucha información, no sólo con respecto a la Creación, sino también acerca de nuestro Creador para conocerle personalmente, aunque no lo podamos ver. Aparte, nos responde a muchas preguntas que podamos tener y así nos fortalece en nuestra fe.

¿Quién es Dios? Dios, aparte de ser un ser espiritual, es amor.

1 Juan 4:8,16 El que no ama no ha llegado a conocer a Dios, porque Dios es amor. Y nosotros mismo hemos llegado a conocer y hemos creído el amor que Dios tiene en nuestro caso. Dios es amor, y el que permanece en el amor permanece en unión con Dios, y Dios permanece en unión con él.

Esta explicación nos ayuda también a entender por qué no podemos ver a Dios. Nuestros ojos en condición de seres humanos de carne y hueso no estamos hechos para ver los seres espirituales.

Éxodo 33:20 “No puedes ver mi rostro, porque ningún hombre puede verme y sin embargo vivir.”

Juan 1:18 A Dios ningún hombre lo ha visto jamás; el Dios unigénito que está en (la posición del) seno para con el Padre es el que lo ha explicado.

Hoy en día, todos podemos conocer a Dios leyendo las Santas Escrituras. No obstante, la Biblia no siempre estaba al alcance de todos. En la Edad Media, por ejemplo, la Biblia se escribía y leía en latín. En ese tiempo, muchos no sabían latín ni sabían tampoco leer ni escribir. Era un privilegio sobre todo de los eclesiásticos. Los monjes tenían sus bibliotecas dentro del monasterio y eran ellos los eruditos y privilegiados que podían leer y estudiar. Pero, gracias al invento de la imprenta de Gutemberg que marcó el inicio de la revolución industrial, la Biblia fue impresa, traducida a muchos idiomas y repartida en todo el mundo. Y no solamente la Biblia, sino muchos otros libros más. Se abrió, por así decirlo, la puerta al conocimiento para todos los que ansiaban y ansían a leer y aprender. Por lo tanto, ya no hay excusas para no saber o no conocer.

Así, por ejemplo, nos explica la Biblia que podemos conocer a Dios a través de sus obras.

Romanos 1:20 Porque las cualidades invisibles de él se ven claramente desde la creación del mundo en adelante, porque se perciben por las cosas hechas, hasta su poder sempiterno y Divinidad, de modo que ellos son inexcusables.

De este modo podemos afirmar que, cuando observamos por ejemplo una casa, es evidente que ésta fue creada, tiene un creador y no lo ponemos en duda, porque hasta ahora no hay evidencia de que ninguna casa evolucionara por sí sola o apareciera de repente, así sin más. Todo sigue una consecuencia lógica, un orden, un pensamiento y una planificación. Tenemos la fe que fue creada, construida. Este ejemplo nos ayuda a entender que podemos tener fe en Dios como Creador y no es necesario ver a Dios para creer.

Hebreos 11:1 Fe es la expectativa de las cosas que se esperan, la demostración evidente de realidades, aunque no se contemplen.

Romanos 8:24,25 Porque fuimos salvados en esta esperanza; pero la esperanza que se ve, no es esperanza, porque, cuando el hombre ve una cosa, ¿la espera? Pero si esperamos lo que no vemos, seguimos aguardándolo con aguante.

Del mismo modo, el cumplimiento de las profecías prueba la existencia de nuestro Creador. Todas las profecías del Antiguo Testamento se cumplieron en Jesús, el Hijo de Dios. Esta afirmación podemos leer en los evangelios.

Varios atributos de Dios son sabiduría sobresaliente:

Job 12:13 Con él hay sabiduría y poderío; él tiene consejo y entendimiento

Justicia:

Deuteronomio 32:4 La Roca, perfecta es su actividad, porque todos sus caminos son justicia. Dios de fidelidad, con quien no hay injusticia; justo y recto es él.

Omnipotencia:

Job 37:23 En cuanto al Todopoderoso, no lo hemos sondeado;
es sublime en poder,
y el derecho y la abundancia de justicia él no menosprecia.

Hay mucha razón para indagar en la lectura de la Biblia, pero también se han publicado ya muchos libros con información adicional que se ha conseguido gracias a las investigaciones y descubrimientos arqueológicos e igualmente tenemos acceso a libros que nos ayudan a estudiar y a entender las Santas Escrituras como apoyo. Finalmente, nos queda también la oración, que es nuestra forma de comunicarnos con nuestro Creador, y podemos pedir ayuda y entendimiento.

Observación: los textos bíblicos aquí citados son extraídos de las Santas Escrituras del Nuevo Mundo. No obstante, el que así lo desee, puede consultar cualquier otro ejemplar, como por ejemplo la Biblia de Jerusalén, la Versión Valera, o cualquier otra. Pero invito a todos a investigar y aprender. Porque es mucho que nos puede enseñar.

Santas Escrituras

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: