El motivo de este escrito es expresar una opinión sobre algo que solamente puedo catalogar como “curioso.” Este algo al que me refiero comienza y se basa con una noticia, noticia que si mal no recuerdo, fue publicada el lunes 4 de octubre a través de La Secretaría de Marina. Esta hace referencia a 5, 683 toneladas de marihuana confiscadas en el estado de Sinaloa, específicamente en la parte norte del Estado. Esta droga, oportunamente, se encontraba en tres embarcaciones “pequeñas” aparentemente abandonadas.

Ahora, más que en la noticia, en lo que he decidido enfocarme es en la reacción inmediata, casi instintiva, que este tipo de noticias tienen en las personas. Sin detalle alguno, las personas tienen la tendencia a insertar comentarios basados únicamente en aire como “que mal estamos” o “cada vez estamos peor” sin siquiera pensarlo realmente. Es un hecho que cada vez escuchamos con más frecuencia este tipo de noticias en la radio, en el periódico, dónde sea, pero la idea (y es aquí donde entra esa curiosidad a la que me refería al principio) es que estas no son noticias malas (como se puede entender debido a este tipo de reacción de las personas), sino todo lo contrario. Estas son, en efecto, buenas noticias. Buenas noticias sobre las cuales, considero yo, deberíamos actuar de la misma manera, siendo optimistas y positivos. Y si aún es necesaria la aclaración de por qué se cataloga a esta noticia como buena, esta es tranquilamente que, con el hecho de que esa droga sea confiscada, o lo que es lo mismo, apropiada o privada por el gobierno de su respectivo dueño (sabrá Dios quién), también se abstiene de formar parte del famoso proceso del narcotráfico, lo que trae como consecuencia proporcional, menos droga en las calles. Entonces resumiendo, sólo en esta noticia se sabe que se obtienen 5, 683 toneladas menos de marihuana en las calles, eso es bueno, indiscutiblemente. En lo que realmente nos podemos enfocar, es en la actitud de las personas: Cambiar esa mentalidad pesimista que lamentablemente ha ido en aumento hasta casi formar parte de nuestra identidad debería ser prioridad: Detenernos y pensar que antes no se sabía de este tipo de noticias con semejante frecuencia, lo cual se puede traducir en que antes no se confiscaba, por ejemplo, tanta droga o, simplemente no se informaba. Cualquiera de las dos, y reconociendo el trabajo de los medios de comunicación, deberíamos mostrar una actitud más solidaria para todos los autores que hacen posible llevar la noticia hasta nosotros, desde los funcionarios públicos involucrados (en este caso, desde el personal naval que se encargó de avistar las embarcaciones hasta el Ministerio Público que fue el encargado de contar y pesar la droga), hasta el medio físico en cuestión (Internet, televisión, revistas, etc.).

Jonathan Miguel López Romero

Bibliografía

Miledio Diario. (04 de Octubre de 2010). Recuperado el 20 de Octubre de 2010, de http://www.milenio.com/node/545240

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: