Un cuarto de las mujeres del mundo entero afirma tener la piel sensible. El problema puede ser genético, consecuencia de los hábitos incorrectos como exponerse demasiado al sol, fumar o llevar una dieta adecuada, o bien una reacción de la dermis ante la saturación de cosméticos. 

Aplicar cremas varias veces al día, sin permitir que la primera capa sea absorbida normalmente, puede obstruir poros y aumentar la proliferación de bacterias. Para evitar que esto suceda, los profesionales recomiendan limitarse a la humectación diurna, al filtro solar y a la crema de noche (especifica para cada edad) o a las sustancias con ácidos, si es que se está en tratamiento. Hay que recordar que, en belleza, la cantidad no hace a la calidad.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: