escritura

RAZONES PARA ESCRIBIR

UN ANÁLISIS

Escritores hay muchos en el mundo y cada uno tendrá sus propias razones de por qué dedica su tiempo y sus esfuerzos a escribir. Hay un denominador común entre todos ellos que comparten aquellas personas que escriben con regularidad: VOCACIÓN. El sentimiento de la vocación no es el único motivo que induce al escritor dedicarse al mundo de las letras. Normalmente, hay algo más que nos mueve a realizar esta labor, la escritura, que puede convertirse en un trabajo de varios meses o, incluso, años de duración hasta que terminemos esa obra que tenemos en mente. LA ESCRITURA puede convertirse en un trabajo arduo de mucha dedicación en el que invertimos nuestros conocimientos, nuestras habilidades, tiempo de investigación y lectura, en fin, no siempre es fácil realizar esta labor. Después de tanta dedicación, normalmente se espera una recompensa que puede ser económica, un galardón o premio, aceptación, el mero hecho de encontrar lectores, satisfacción…. En fin, las recompensas pueden ser muy variadas. El éxito no solo depende de todo lo que invertimos en aquello que escribimos: ideas, tiempo, investigación, un buen ordenador, corrección… ni siquiera el talento es el seguro de alcanzar ese éxito que todo escritor desea conseguir.

Precisamente por eso es necesario realizar un análisis sobre nuestra escritura para así convertirla en algo rentable y que no se quede solamente en una autocomplacencia, el hecho de haber convertido una idea en un escrito, libro u obra. Es aquí cuando debemos hacer un alto y preguntarnos, ¿por qué quiero escribir? ¿Qué espero a cambio? ¿Qué es lo que busco?

¿Cuáles son los factores que influyen en el éxito?

Hay ciertos factores que se deben de cuidar para no morir en el intento de conseguir el éxito, la fama y la remuneración, en fin, el resultado del que muchos escritores sueñan.

CALIDAD O CANTIDAD

LA CALIDAD se antepone a la cantidad. De nada sirve escribir mucho, si el texto carece de sentido y está mal redactado, sin hilo y con muchas faltas de ortografía y gramaticales. No se debe abusar de la confianza del lector que nos dedica su tiempo para leer nuestra obra escrita, después de haber invertido su dinero en comprarlo. Los lectores son exigentes y esperan algo interesante, una obra que cumple las expectativas y les llena.

Si la obra se ha escrito simplemente bajo el deseo de tenerlo publicado y lanzarlo al mercado sin tener en cuenta otros aspectos importantes, la calidad de la escritura sufre y hacemos perderle el tiempo y el dinero al comprador-lector. Aparte de que no nos recomienda como escritor y realiza una mala publicidad en su entorno, no vuelve a comprar otro libro nuestro. Este aspecto hay que tenerlo en cuenta si queremos vivir de esta profesión. Necesitamos la confianza de nuestros lectores y esta hay que ganársela. De ahí, que la calidad es un factor imprescindible, aunque tengamos que tardar un poco más en redactar ese libro que tanto deseamos escribir. Cuando escribimos, tenemos que hacerlo como si fuéramos el lector.

METERNOS EN LA MENTE DEL LECTOR

Cuando compramos un libro, ¿qué es lo que tenemos en cuenta?

  • La maquetación
  • El título
  • El contenido o tema
  • La tramaLos personajes
  • La coherencia
  • El estilo

Estos y muchos más factores influyen si compramos un libro u otro. Imaginemos nuestro libro terminado antes de haber empezado a escribirlo. En este punto, podemos hacernos una serie de preguntas:

  1. ¿Le gustará al lector?
  2. ¿Qué es lo que le atraerá?
  3. ¿Qué le hace decidirse a comprarlo?
  4. ¿Yo lo compraría?
  5. ¿Qué le gusta leer al público?

Antes de escribir un libro, debemos de tener en cuenta un punto muy importante: en la actualidad, la gente ya no lee tantos libros como se solía leer hace unas décadas atrás. Son muchos factores que influyen en ello.

  • Hay cada vez más escritores
  • Hay cada vez más libros, la competencia es muy alta.
  • El lector de hoy en día posee cada vez menos tiempo para leer un buen libro, lo cual le hace cada vez más exigente a la hora de comprar un libro.
  • Con la llegada de Internet, surgieron los libros electrónicos o PDF que sustituyen muchos libros impresos. Estos son más económicos y ocupan menos espacio en la casa.

Ya no es suficiente con leer un buen libro, hay que convencer al lector de que deba leer nuestro libro y correr el riesgo de que podamos decepcionarlo. Para evitar la decepción, debemos cuidar nuevamente la calidad de nuestra obra. No importa la cantidad escrita. Más bien, los libros demasiado gordos cuestan más venderlos, a no ser que ya tengamos buena fama y hemos conseguido contentar a muchos lectores consiguiendo su satisfacción. La satisfacción del lector es lo que compromete el éxito del escritor, aparte de un sistema de Marketing eficaz que lleva los libros a su destino adonde deben llegar.

En resumen, debemos realizar un análisis exhaustivo de los motivos por qué escribimos. Para realizar este análisis, es necesario tomarse tiempo. Cuando escribamos la obra, debemos tener presente en cada momento de que hay que ofrecerle algo a aquellos lectores que nos ofrecen su voto de confianza.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: