A ras de suelo, el Basset Hound parece arrastrar su triste vida enfundado en un pellejo demasiado grande para él...  Pertenece a  las razas de perros pequeños, que aunque su porte no goce de gran altura, es bastante corpulento. Su facha suele causar sentimientos contrarios unas veces da risa y otras nos inspira compasión por su cara de abatimiento. No nos debemos llevar por esas impresiones: bajo sus aires de viejo sabio pensativo, esconde un temperamento de deportista. Y en su pecho, ¡late un corazón alegre!

Extrañas dimensiones para pertenecer a razas de perros pequeños

Medio perro a lo alto y doble perro a lo largo: en el Basset Hound todo es desproporcionado Su cabeza abombada está completamente arrugada. Sus ojos, con bolsas debajo, tienen una expresión melancólica. Sus orejas aterciopeladas cuelgan hasta el suelo... Parece que pueda pisárselas: son tan largas, que si no le ponemos un comedero alto corren el riesgo de remojárselas en la comida.

Su pelaje bicolor o tricolor, o, más raramente, caoba, no requiere ningún cuidado especial. Sólo las orejas, los ojos y las uñas deben vigilarse con regularidad.

Un serio, gracioso

Es gracioso y a veces parece que abusa incluso de ello, logra hacernos olvidar su carácter terco. Su gran testarudez es más bien una cualidad en un perro corredor como él, acostumbrado a perseguir la caza durante horas. Pero en la vida cotidiana, el Basset Hound conserva la misma voluntad para terminar todo cuanto emprende, incluso en las peores travesuras.

¡Por favor, escaleras no!

Si vives en un sexto piso sin ascensor, no adoptes a este perro como mascota, a menos que esté uno dispuesto a bajarlo todos los días en brazos: las escaleras son perjudiciales para su columna vertebral.

¿Comodón, él?

Al verlo así, indolente, casi barrigudo, podemos pensar que le gustan mucho los almohadones y los buenos platos... Es cierto, el Basset Hound es todo un vividor, pero solamente si se encuentra en sociedad. No es conveniente dejarlo solo mucho tiempo: fingirá que está enfermo y mostrará signos preocupantes de abatimiento. Tenga cuento o no, la soledad no está hecha para él. Mejor ofrecerle un colega: otro perro, o incluso un gato Arrastrará seguramente a su camarada a las aventuras más arriesgadas...  Si no queremos que haga demasiadas travesuras, hay que educarlo con firmeza desde su más tierna infancia.

¡Un cazador de conejos!

Pegado al suelo, con las orejas a rastras, el basset hound también sirve para la caza. Y en los concursos, logra siempre una buena posición para ser una raza de perros pequeños. Ciertamente, no es el más rápido, pero adelanta poco a poco sin ninguna dificultad. Ni la lluvia, ni las espinas, ni los ríos lo detienen.

Con la nariz pegada al suelo, sigue sin equivocarse la buena pista, y no suelta jamás a su presa: un conejo, una liebre, un corzo... Para él, correr en jauría es una verdadera fiesta

Más gordo de lo que parece!

Paticorto y con el pelo largo, el basset hound pesa casi tanto como un pastor alemán, pues alcanza a veces los treinta kilos. Goza de un mito: come cuatrocientos gramos de carne al día y la misma cantidad de arroz

Lo mejor para tu mascota es evitar que adquiera sobrepeso, es necesario sacarlo a pasear lo más a menudo posible, aunque a veces refunfuñe al marchar: le gusta hacerse rogar. Una vez fuera, no se le reconoce: es capaz de brincar durante kilómetros sin apenas cansarse.

Existen otras variedades de bassets como el basset azul de Gascuña, el pequeño basset grifón vendeano y el basset artesiano-normando que también pertenecen a razas de perros pequeños.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: