Venezuela es un país rico en recursos naturales y artificiales, es hermoso por completo y tiene muchos lugares dónde se puede disfrutar. Hoy, por ejemplo, tuve la oportunidad de ir a ver la popular película de la saga de Rápido y Furioso (la 8), que ha sido muy nombrada últimamente y fuertemente criticada de forma negativa por las redes sociales. Personalmente, ahora que regreso del cine, he notado que tiene excelentes efectos y es muy recomendable al público.

Título

Realmente me involucré en la película, tanto así que al salir pude ver la injusticia de una mujer que había sido “víctima” de un robo en el cine y logró que los vigilantes del centro comercial revisaran las carteras de cada uno. Al final, hizo fuertes acusaciones sobre un joven y cómo no se resolvía el asunto, siguiendo el ejemplo de Vin Diesel, en voz baja les dije a mis compañeros las formas cómo el personaje lo podría hacer mejor.

Pienso que al vernos reír, la mujer comenzó a manifestar que estábamos cerca de ella en el cine, donde se le vio la intención de señalarnos a nosotros esta vez y se pudo notar que sus fundamentos anteriores habían sido falsos. Esto es pequeño al lado de todo lo que ocurre en el país y por cosas como estas, desde hace casi dos décadas existen muchas razones para olvidar las bellezas de la Nación.

La versión venezolana de Rápido y Furioso 8, es la astucia de cada ciudadano para salir de aprietos, a nosotros nos tocó reírnos de la mujer y huir lo más pronto posible, antes de que nuevamente iniciara la explosión pues la cuenta regresiva se había activado, pero nuestro equipo logró apagar la bomba antes de tiempo.

Fusil de submarino contra vehículos

Ser venezolano, es llenarse de fuerzas, es un guerrero de batallas que sigue dándose el lujo de comer una pizza, tomar refrescos e ir a ver una película en el cine de 8 a 10 de la noche, para luego regresar a casa “a pie” (caminando) y esa es una de las partes extremas del día a día en el país. Esto sin contar los días en los que se hacen manifestaciones o huelgas. ¡No, para nada estoy hablando de eso! Aquí se está mencionando un día cotidiano.

Literalmente estoy contando la historia de lo que pasé hoy martes, hace 2 horas. Salimos del cine; mujeres discutiendo por el supuesto hurto de un joven; nos fuimos caminando en la noche; no es fin de semana y vimos un borracho tambaleando por toda la vía (razón por la cual nosotros íbamos por la avenida Bolívar de Valera en zigzag); luego yo tropecé y casi caigo (debido al deterioro de las aceras peatonales); y finalmente, dos hombres que desde lejos veíamos que se separaban en la avenida. La inseguridad nacional nos hizo pensar en que la intención de ellos era la de no dejarnos una salida de escapatoria y robarnos.

Pero fue un día común y sin peligros, esos dos hombres estaban haciendo sus filas desde hoy para que, no tan rápida pero furiosamente, puedan comprar la comida que se venderá el día de mañana. Solo estaban paseando por la avenida para estirar las piernas, pues pasarán toda la noche vigilando su lugar en la fila. Durante el camino reímos sin parar. ¡Esa es la verdadera esencia de Rápido y Furioso 8, versión Venezuela! Pasar por el peligro, ser astutos para escapar, tropezar sin caer y reírnos fuertemente, para luego llegar a casa y poder contar nuestras historias.

Hoy no pasó nada, esto es simplemente un día normal en Venezuela. Un día de Rápido y furioso 8, versión venezolana.

equipo

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: