Las pistolas térmicas o sopletes eléctricos son un método muy eficaz, para quitar muchas capas de pintura y barnices. Cuando una superficie terminada se expone al calor, la pintura y el barniz se ablandan y se quitan fácilmente con una espátula. El uso de una pistola térmica seguido por un raspador o un decapante, dará muy buenos resultados en este proyecto de eliminar la pintura..

Precauciones al usar los sopletes eléctricos

Tomar las precauciones necesarias al usar las pistolas térmicas debido a las altas temperaturas que expiden las mismas. Mantener un extintor de fuego cerca, apagar la pistola térmica cuando no se esté usando, usar mangas largas para evitar contacto con la pintura caliente y usar mascarillas de seguridad con filtros diseñados para este tipo de trabajos. Asegurarse de usar un cable eléctrico de extensión con la capacidad de voltaje para el modelo de la unidad en uso.

 

Proteger las zonas

Formar una protección contra el calor cubriendo un pedazo de cartón con papel de aluminio reforzado. Usar este escudo para proteger del calor las zonas que no se quiera afectar. Dejar una franja de 5 centímetros bordeando el área de trabajo, después usar un decapante químico para quitar el acabado de la franja.

Quitar la pintura paso a paso

  1. Comenzar con las superficies planas apuntando la boquilla del soplete eléctrico a las zonas a restaurar manteniéndola a 5 centímetros de la superficie. Mover la pistola térmica de lado a lado. Al llegar a la temperatura óptima, se verá como la pintura se separa de la superficie.
  2. Mantener el raspador a 30 grados de inclinación para raspar. Evitar estriar la madera ablandada por el calor. Mantener el raspador limpio, depositando el residuo acumulado en un recipiente de metal, mientras se va limpiando. Las pinturas de especialidad requieren el uso de raspadores con punta en ángulo, porque funcionan mejor en estas superficies.
  3. Volver a pasar sobre áreas más pequeñas con la pistola térmica y usar un raspador a la medida para estas áreas. Dejar una franja alrededor de la zona a limpiar y las zonas adyacentes que no quiera afectar.
  4. Raspar en seco toda la superficie de trabajo para eliminar cualquier residuo de pintura restante; después lavar toda la superficie con aguarrás o alcohol mineral. Evitar usar agua porque puede expandir la madera.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: