Miedo a abrir la puerta

Llamaron a la puerta, pero no quise abrir...

Me abstenía a mí mismo a revisar quién era.

¿Acaso era el miedo que recorría por mi cuerpo el que no me permitía dar un paso y descubrir, qué era lo que podía haber detrás de esa puerta?

Sí, tenía tanto miedo.

Podría considerarme un cobarde por pensar únicamente en lo negativo que rondaba en mi cabeza.

¿Quién sabe si era alguien que venía a robarme lo más preciado?

¿Quién sabe si era alguien que quería hacerme daño?

¿Quién sabe si era alguien que sólo se quería burlar de mí?

La dejé cerrada y sólo escuché los toques que daban detrás de ella.

Asustado, me senté en el suelo abrazando mis piernas, deseando que por fin se fuera.

Dejé pasar una oportunidad.

Alguien me había venido a rescatar, pero yo no le di paso a que lo hiciera.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: