Recuerdo que en mi niñez, era común denominador entre mis compañeros de la infancia querer ser policía o bombero, pero pronto se hicieron más ambiciosas nuestras metas, a medida que fui creciendo eran muchas las profesiones en las que me quería destacar, desde medico hasta presidente de una gran compañía, hasta me vi dirigiendo una junta de médicos.

Siempre he leído esta frase, la cual me parece una triste realidad: “Éramos felices y no lo sabíamos”, porque el hombre va envejeciendo al tiempo que adquiere responsabilidades, olvidando lo que en nuestra infancia disfrutamos con tanto cariño e inocencia, tocar el timbre y salir corriendo era considerado la mayor de nuestras travesuras.

No éramos responsables de ningún pago, de ningún oficio en casa, nuestro único deber era ser felices y conservar intactos los recuerdos más gratos de esa época. Con la edad se adquieren obligaciones, nos llenamos de miedo, aprendemos a mentir y poco a poco somos expertos en el tema de los medicamentos y las indicaciones para cada mal que nos cause molestia.

En mi caso muy particular, tengo una colección de gratos momentos que me gustaría compartir, sin embargo, mi intención es crear un punto de partida para que sean Ustedes los que comiencen a recordar a partir de lo que lean en las siguientes líneas.

Nuestra generación fue la última que grito chimiricuarta y dejo de un día para otro el arresto de unos cuantos ladrones; nuestras madres y hermanas usaron hombreras y el corte de niña bonita; las patillas largas y los pantalones bota de campana eran una moda que nunca los adultos de ese momento pensaron ver morir; más de uno de nosotros vio como Goku revivió una y mil veces a Krilin, aunque nos tardáramos una semana en ver la conclusión del episodio, muchos nos fascinamos al tener en nuestras manos un beeper; vimos aunque sin un interés como las que fueron estrellas del momento iban llegando al tope de su fama para luego ver como decaían y esto ya con un poco más de criterio propio, no me avergüenza decir que vimos las telenovela “amigos por siempre”. Salir de clases temprano para disfrutar jugando en un Atari donde el señor que también molía maíz; algunos logramos ver un poco tarde el cambio de una TV/BN a una de color. Todo esto fue una gran aventura.

Siempre he dicho que nuestra generación es una de las más afortunadas de la historia, porque hemos sido testigos de la evolución de la tecnología, solo que no debemos olvidar de dónde venimos para disfrutar más el presente. Así que...

¿Qué quieres ser cuando seas grande? Yo: Seguir siendo niño.

ver uno de estos y morirse de las ganas por subirse

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: