Internet se ha convertido en una herramienta imprescindible para todos, en especial para los jóvenes. Su vida apenas se concibe sin la red de redes. Los menores españoles son consumidores habituales de Internet y las redes sociales son la forma de comunicación más habitual entre ellos, por encima del contacto directo, incluso. Con el aumento de edad, aumentan el uso, hasta el punto de que se estima que entre los mayores de 15 años, el uso de redes sociales y email se sitúan por encima del 90%. Dos de cada tres suben fotos, ve vídeos o comparten música a través de Internet.

Esta realidad, unida a algunos acontecimientos lamentables que han sucedido en los últimos tiempos, ha hecho que los expertos se pregunten cómo y de qué modo utilizan nuestros hijos esta tecnología. Así, el Ministerio del Interior ha hecho públicos recientemente los resultados de una encuesta que abordaba los hábitos de uso y seguridad de los jóvenes en España. Algunas de las conclusiones, sin duda, deberían de preocuparnos.

Los menores utilizan las redes sociales e Internet para charlar, a veces, con desconocidos

Los contactos de los menores en Internet con desconocidos

Gracias a este estudio, se ha llegado a conocer que un tercio de los contactos que mantienen los menores por Internet, a través de las redes sociales, son con desconocidos. Eso, a pesar de todas las advertencias realizadas. Es paradójico que, entre los padres, la mayor preocupación expresada es, precisamente, que sus hijos puedan ser contactados por extraños en Internet. Sobre todo, la posibilidad de que puedan ser objeto de delito cometido por algunos de estos extraños que aprovechen su anonimato. Sin embargo, únicamente un tercio concretan sus temores en una acción determinada que les impulse a comprobar el perfil que tienen sus hijos en las redes sociales, que amigos tienen o dentro de Internet, qué grupos de Whatsapp o messenger poseen.

Internet es una herramienta imprescindible para los jóvenes

Los jóvenes acceden a páginas en Internet que desconocen sus padres

Otro dato estremecedor revela que un 90% de los padres ignora si sus hijos acceden o no a páginas web en las que se aliente, de alguna forma, el suicidio, la bulimia, o se narren experiencias concretas con las drogas. De hecho, la única medida de seguridad extendida es la instalación de algún tipo de software que pueda neutralizar el paso de los virus. Pero, es prácticamente inexistente la utilización de algún tipo de software preparado para bloquear o hacer un seguimiento de páginas web con contenidos inapropiados para menores.

A pesar del miedo puntual, del escándalo que a todos nos sacude cada vez que somos conscientes de alguno de estos delitos en los que menores se ven involucrados, sigue pareciendo que, a la hora de la verdad, todos seguimos pensando que ésas son cosas que solo les pueden suceder a otros.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: