TRISTE INICIO, TRISTE DESCENLACE.

En el estudio todo ha quedado igual, querido Diego,... Elena Poniatovska narra bellamente el amor entre Diego Rivera y Angelina Beloff, pintora rusa.

La historia real se remonta a que cuando en 1910 Diego Rivera viajó a Europa y conoció en España a Angelina Beloff. Se casaron en 1911 y cinco años después tuvieron un hijo, pero debido a una epidemia de gripe, el niño murió en el verano de 1918.

la soledad de la pintora se relata por medio de cartas que ella supuesta mente envía a Diego Rivera, a veces con cierto dramatismo, Diego Rivera regresó a México diciendole que mandaría por ella una vez establecido, cosa que nunca ocurrió, por lo que, en el libro claro, manda siempre cartas fechadas esperando una respuesta, si las hay estas son cortas y secas, siempre es dinero el que recibe, ella responde que prefiere mas unas palabras cariñosas al dinero, pero el no responde, años después cuando Angelina tendria noventa años volvieron a encontrarse, segun Poniatovska, Rivera ni la reconoció.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: