La queja, una adicción más

La queja y su vicio, o más bien debería ser quejarse por el placer de quejarse. 

La queja esa figura que siempre está presente  y que tan poco beneficio aporta. Solo en contadas ocasiones puede ser de utilidad. 

La queja es algo parecido a un "escúchame que yo también existo", lo malo viene cuando se hace de manera equivocada. Cuando se es pequeño se recurre al llanto para que "mamá o papá" presten un poco de atención. Si cuando uno es "adulto" y "maduro", se sigue utilizando el mismo recurso eso ya es un castigo. 

El vicio de la queja, la adicción de la queja y el rechazo que produce

Quien se queja de todo y por todo lo hace por vicio y por egoísmo. Le produce placer estar continuamente despotricando, no le importa que le llamen pesado. 

La queja como la adicción que es solo produce sufrimiento a los demás. Por lo que deciden tomarse las quejas con humor, mirarlas desde la distancia y pensar si realmente  alguien le puede beneficiar tanto malestar. Son los efectos del rechazo que produce solo oír queja y denuncia. 

El cambio está en cada uno 

La cultura de la queja por la queja solo lleva a la decadencia. Por supuesto que si se es usuario de algún servicio y este no funciona bien o se han equivocado en algo lo único que vale es quejarse. 

Pero cuando se quieren cambiar todos los males, se debe pensar que el verdadero cambio empieza en uno mismo. 

Los culpables no son siempre los demás, ya sean, El Estado, los políticos, la familia, los amigos, los empresarios. Eso es dejar la responsabilidad de la vida de cada uno en alguien que no es él .

No se pueden cambiar todos los males de la humanidad al antojo de cada uno, lo que sí se puede hacer es cambiar uno mismo beneficiándose a él y a los demás. 

La queja una adicción más 

Hay quien no siempre se queja de vicio, eso no quiere decir que no luche por lo que le corresponde. Sino que es alguien que ha decidido cojer la vida por los cuernos y cambiar las cosas con trabajo y esfuerzo, tomando él las riendas de su vida. Así se aleja de la dañina cultura de la queja. Porque para él lo que no tiene sentido es echarle la culpa al mundo de todo lo que pase en su vida. 


 

 

 

 

La queja, una adicción más

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: