Y luego no quedó nadie

Y luego no quedó Nadie


Y luego no quedó nadie (And Then There Were None), es una intrigante e imperdible novela policíaca de la famosa escritora británica Agatha Christie, que fue publicada originalmente en Reino Unido en 1939 bajo el título Diez negritos, (Ten Little Niggers).


Y luego no quedó nadie cuenta la historia de ocho personas que son invitadas a Indian Island, frente a la costa Inglesa. Vera Claythorne, ex institutriz, cree que ha sido contratada como secretaria; Philip Lombard, aventurero, y William Blox, ex-detective, piensan que han sido contratados para encargarse de posibles problemas para el fin de semana; El Dr. Armstrong cree que ha sido contratado para cuidar de la esposa del dueño de la isla. Emily Brent, el general MacArthur, Tony Marston, y el juez Wargrave piensan que van a visitar viejos amigos.

En Y luego no quedó nadie, veremos que los invitados son recibidos por el señor y la señora Rogers, mayordomo y ama de casa, quienes les comunican que el anfitrión, el Sr. Owen, no llegará hasta el día siguiente. Esa noche, cuando todos los invitados se reúnen en el salón después de una excelente cena, se oye una voz grabada acusando a cada uno de ellos de un asesinato cometido en el pasado y que nunca fue descubierto. Allí se dan cuenta de que ninguno de ellos, incluyendo los servidores, conoce al "Sr. Owen y comienza lo mejor de Y luego no quedó nadie.

 

A continuación en Y luego no quedó nadie, Tony Marston toma whisky envenenado y muere. Asustados, todos se retiran a sus cuartos, plagados de culpas y recuerdos de sus crímenes. Vera Claythorne se da cuenta de la similitud entre la muerte de Marston y el primer verso de una canción de cuna, "Ten Little Indians" (Diez indiecitos), que cuelga en cada habitación.

 

A la mañana siguiente en Y luego no quedó nadie, los invitados encuentran que la señora Rogers aparentemente murió mientras dormía. Los invitados esperan salir por la mañana, pero el barco que diariamente entrega suministros a la isla no aparece. Blore, Lombardo, y Armstrong pienzan que las muertes han sido asesinatos y deciden recorrer la isla en busca del misterioso señor Owen, pero lamentablemente, no encuentran a nadie.Para empeorar las cosas, en Y luego no quedó nadie, el general MacArthur pienza que va a morir y decide salir a mirar el océano. Antes del almuerzo, el doctor Armstrong encuentra al general muerto de un golpe en la cabeza.

 

En Y luego no quedó nadie, el resto de los invitados se reúnen para discutir la terrible situación y llegan a una conclusión tan lógica como espeluznante: uno de ellos debe ser elasesino. Todos los invitados tienen en común un pasado malvado que no están dispuestos a revelar y un secreto que sellará sus destinos. Cada uno ha sido marcado. Son víctimas y morirán como lo indica cada estrofa de la canción. Así, antes de que termine la semana, no habrá ninguno. Y sólo los muertos escapan a las sospechas.

 

Como dato de color, debo decir que Y luego no quedó nadie es la novela más vendida de Agatha Christie (100 millones de copias), la novela de misterio más vendida de la historia y uno de los 10 libros más vendidos de todos los tiempos. Como resultado de su gran éxito, ha sido adaptada al teatro y a la pantalla grande.

Y luego no quedó nadie

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: