¡Quedar embarazada naturalmente a los 45 años!

Seguro que conocen algún caso, aunque sea de oídas. Una mujer en mitad de la década de los cuarenta, con hijos casi adolescentes, que descubre que se ha quedado otra vez embarazada cuando ya no entraba en sus planes. Probablemente, no tomaba ninguna precaución en las relaciones sexuales con su pareja pensando en que un embarazo a esas alturas era algo impensable. «Es muy infrecuente, pero mientras haya ovulaciones puede ocurrir», asegura a ABC la doctora Gloria Gálvez, ginecóloga y responsable de la Unidad de Embarazo de Alto Riesgo de HM Hospitales.

La dificultad para concebir tiene que ver con la reserva ovárica femenina, ya que, a esa edad, los óvulos han disminuido considerablemente en cantidad y calidad.

Si a los 20 años de edad, las probabilidades de conseguir un embarazo son de un 25% cada mes, a los 45 años se reducen a menos del 1%. Y si pasa, el riesgo de aborto espontáneo es mayor. «Hasta los 35 años el riesgo es de alrededor del 10%. A los 45 años, es de más del 50%», advierte la doctora Gálvez.

Son embarazos de alto riesgo, por lo que necesitan un seguimiento ginecológico más exhaustivo. Las madres tienen más posibilidades de sufrir diabetes o hipertensión gestacional, lo que puede derivar en un parto prematuro. Además, al tratarse de un óvulo envejecido aumenta el riesgo de alteraciones cromosómicas en el bebé (síndrome de down, por ejemplo).

Por eso, en las clínicas de reproducción asistida, suelen recomendar a las mujeres mayores de 44 años que quieren tener un hijo utilizar óvulos de donantes jóvenes. «Las probabilidades de embarazo con donación de ovocitos son del 50-60% y las tasas de anomalías cromosómicas son bajas, es mucho más seguro», explica a ABC la doctora Victoria Verdú, coordinadora de ginecología de Ginefiv. Además, previamente se hace una revisión ginecológica y del estado de salud general de la madre para comprobar si podrá llevar un embarazo adelante. «No todas las mujeres pueden gestar con 45 o 48 años. A veces puede ser muy arriesgado para su salud», advierte la especialista.

embarazada

La fertilidad femenina en el máximo a los 20 años

La fertilidad femenina tiene su pico máximo a los 20 años. A partir de los 35, las posibilidades se reducen casi a la mitad y alcanzada la cuarentena bajan a un 7%. Aunque esto puede variar según las mujeres. «No todo el mundo tiene un envejecimento ovárico igual», señala la doctora Verdú, que pone como ejemplo a mujeres que, a pesar de haber fumado toda la vida (los tóxicos del tabaco afectan a la cantidad y calidad de los óvulos), tienen una reserva ovárica tan alta que no presentan problemas para concebir.

La experta aconseja no esperar más allá de los 34 años para quedarse embarazada del primer hijo y llevar un estilo de vida saludable para evitar problemas de fertilidad.

Diez consejos para cuidar la fertilidad

1.Llevar una dieta sana y equilibrada. Mantener unos buenos hábitos alimenticios favorecen la fertilidad. Es recomendable no consumir alimentos elaborados con harinas refinadas porque inciden en la ovulación; y, por el contrario, optar por comida con alto contenido en antioxidantes (frutas y verduras), hierro y ácido fólico (cereales) y ácidos grasos omega-3 (pescado azul). Otro producto que es recomendable reducir es el café, ya que varios estudios indican que más de tres tazas al día afectan a la fertilidad.

embarazadas

2. Controlar el peso. No estar dentro del peso dificulta la posibilidad de embarazo, tanto la obesidad, como la extrema delgadez. Son dos factores muy importantes porque pueden incidir en el aumento del índice de malformaciones, partos prematuros o posibles enfermedades de la madre. En el caso de la obesidad, puede producir fallos en la ovulación y un mayor riesgo de diabetes gestacional e hipertensión. Respecto al bajo peso, puede reducir la producción de la hormona GnRH y alterar la ovulación, así como afectar a la disponibilidad del revestimiento uterino para permitir que el embrión pueda implantarse en él.

3. Evitar el tabaco. Fumar provoca que tanto el útero como los ovarios no se irriguen de manera adecuada, lo que disminuye la fertilidad y, por tanto, las posibilidades de embarazo. Además, si se fuma mucho, hay más probabilidades de sufrir abortos, gestaciones extrauterinas y otras complicaciones.

4. Ojo con el alcohol. En caso de consumir alcohol, es recomendable cesarlo por completo porque disminuyen la fertilidad e incrementa el riesgo de aborto y otros posibles problemas en el feto.

5. Cuidar la salud reproductiva. Es importante realizar revisiones ginecológicas anuales y acudir al médico ante cualquier afección o molestia. A partir de los 30 años, también se puede analizar la reserva ovárica a través de dos sencillas pruebas: el recuento de folículos antrales a través de una ecografía y hacer un análisis de sangre para comprobar el nivel de hormona Anti-Mulleriana. La edad es un factor clave en la salud reproductiva de la mujer.

6. Relajarse y dejar a un lado el estrés. El estrés reduce la probabilidad de que una mujer pueda quedarse embarazada e influye también en la calidad espermática del hombre. Hay que evitar situaciones de estrés con actividades relajantes para reducir el riesgo de infertilidad.

7. Practicar deporte con moderación. La actividad física moderada y de manera regular es beneficiosa para la salud general y también para la salud reproductiva.

8. Controlar la toma de medicamentos. Existen fármacos que pueden afectar a la fertilidad y otros que pueden interferir en los tratamientos de reproducción asistida. Ante cualquiera de ellos, se deberá consultar previamente con el asesoramiento médico.

9. Si el embarazo no llega…, acudir a un especialista. Si se lleva un año intentando ser padres sin conseguirlo o seis meses si se es mayor de 35 años, es recomendable acudir al especialista para valorar si hay algún problema.

10. «Ellos» también deben cuidarse. Un tercio de las dificultades que se presentan a la hora de lograr el embarazo tienen que ver con causas relacionadas con el hombre. Los expertos recomiendan, al igual que el caso de la mujer, evitar el tabaco, el estrés y reducir el consumo de alcohol; además de evitar ropa interior ajustada puesto que puede debilitar la calidad del esperma.

Fuente Historia:ABC.es/salud

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: