Mis palabras tienen la intención de invitar a todos los lectores que vean mi artículo de manera muy objetiva, a reflexionar sobre la situación que cada vez se agranda más con el pasar del tiempo.

    Muchas personas, pero muchísimas personas en mi país cuando tienen momentos de su vida desagradables o vicios, tormentos, desconciertos e inclusive desequilibrios emocionales, entre muchas más... tienden a cambiarse de religión o creencia, cuando de nacimiento tienen una totalmente diferente.

¿Por qué NO nos aferramos a nuestro Dios o a nuestra Iglesia la cual fuimos bautizados originalmente, cuando estamos mal en la vida?

   Si nos ponemos a observar las conductas, encontramos muchas cosas en común entre las personas que cambian su vida radicalmente cuando se convierten por otras creencias religiosas, estas personas son en la mayoría mujeres al rededor de los 45 a 60 años divorciadas o dejadas por sus maridos, además de personas llenas de vicios con comportamientos antisociales que hayan hecho mucho daño. Luego de vivir con desaliento, debilidad espiritual, divorcios, viudez y vicios, no se refugian en su iglesia... ¿Por qué?... ¿Qué es lo que sucede?... Ya conocimos a nuestro Dios, no es necesario cambiarlo por otro con otro nombre, o porque a otras personas les haya ido bien. Dios siempre está con nosotros en cualquier situación donde quiera que estemos...  

   En mi opinión muy personal por experiencia propia y vista de personas cercanas a mi, estos cambios han separado matrimonios sólidos, separado novios, separado familias enteras, compañeros de trabajo, amigos, entre otros... Todo esto sucede porque muchas personas (la gran mayoría) se encuentran tan desesperadas que se vuelven "fanáticas" de la religión y se desvían sus intenciones en donde se vuelven personas injustas, que no ven más allá de sus acciones ocasionando separaciones porque no respetan las religiones de las personas de su alrededor y se creen más hijos de Dios que cualquier otro y piensan que los demás somos seres mundanos lejos del verdadero Dios.

  ¡No nos cambiemos por situaciones fortuitas, apegémonos en nuestras creencias y respetemos las creencias religiosas de los que se encuentren en nuestro alrededor!

¡Seamos fuertes con nuestra Fe!

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: