Este es un accidente bastante común, que casi nunca viene cubierto por las garantías y que afecta a aparatos electrónicos caros. Si bien la mayoría de cámaras y móviles resisten salpicaduras modestas, cuando la cantidad de agua es mayor pueden resultar completamente inutilizados. Dejarse la cámara en el exterior, para que después empiece a llover, o meterla sin querer en la lavadora en el interior de un bolsillo, o dejarla caer en una piscina, son situaciones típicas.

Qué hay que hacer

1. Si la cámara o móvil están apagados no la encienda bajo ningún concepto. Resista la tentación “comprobar si se ha estropeado” porque, si lo hace, las probabilidades que de que estropee se dispararán.

2. Si está encendida apáguela inmediatamente.

3. Enguaje la cámara con un trapo limpio.

4. Saque la batería, y las tarjetas, si las hubiera y ponga la cámara y el móvil en una caja llena de bolsitas de desecante (tipo Silicagel), con la tapa de la batería y de los demás compartimientos (conexiones, puertos etc) abiertos, para facilitar la eliminación de la humedad interna. Las bolsas de desecante las puede comprar en cualquier droguería o a través de internet. También, en vez de desecante, puede utilizarse arroz, precisamente porque tiene propiedades desecantes.

5. Deje la cámara allí al menos durante diez días. Pasado este lapso, coloque de nuevo la batería y compruebe si funciona. Aunque no está garantizado, en muchos casos seguir estos sencillos pasos produce el milagro de la recuperación del aparato.

Finalmente, hay que señalar que hay ocasiones en las que la recuperación es más difícil. Por ejemplo, cuando el aparato se ha mojado con agua de mar, ya que la sal es un elemento corrosivo que afecta a carcasa y conexiones. Peor aún si además de sal marina ha entrado arena. En estos casos puede intentar enguajar la cámara con agua clara para eliminar la sal y la arena, aunque hay que decir que llegados a este punto, ya estamos hablando de soluciones desesperadas, a veces poco efectivas. En último caso, siempre se puede mandar a reparar, aunque, dependiendo del precio del aparato, puede acabar saliendo casi tan caro com comprar una nuevo.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: