A través del tiempo y la historia, el hombre siempre se ha hecho la misma pregunta:¿ Que fue primero, el huevo o la gallina?.

Hasta hoy, nadie ha sido capaz de dar la tan anhelada respuesta. El hombre corriente ante esta pregunta, se queda viendo un chispero, se encoje de hombros y dice: No sé.

Los científicos evolucionistas responden con términos o verdades a medias, que poco o nada dicen como: Parece ser que, tal vés, quizás.

Habiendo agotado el recurso del hombre y sin respuesta concreta, solo nos queda preguntarle a alguien que nos de respuestas absolutas. Pero quien puede ser ese alguien que nos dé respuestas concretas o absolutas?.

Solo en la palabra de Dios es posible encontrar respuestas sin evasivas y sin irse por la orilla, ejemplo: Génesis 1:1. En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Lo dice de forma afirmativa, concreta, absoluta. No está empleando los términos: Parece qué, tal vez o quizás.

En Génesis, 1:21 dice: Creó Dios toda ave alada según su especie.

Según esta afirmación y teniendo en cuenta que solo Dios nos habla con verdades absolutas, podemos concluir que primero fue la gallina, y que el huevo solo es el medio de reproducción de esta.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: