relaciones difíciles

Punto final a una relación tormentosa

Una de las cosas más incómodas y difíciles, probablemente una de las que nos infunde más temor es inequívocamente el finalizar una relación que tuvo sus momentos de gloria, estabilidad, pero; que ahora nos da más problemas que satisfacciones, el enlace emocional es una penosa dificultad, que tenemos que tratarlo con mucho tiento y delicadeza, para poder salir indemnes de una situación que si bien nos dejará solos, finalmente nos proveerá de un cálido bienestar, abriéndonos nuevas oportunidades.

Silvia Congost, psicóloga especializada en autoestima y dependencia emocional, habla desde un punto de vista emocional, que tiene mucho de empatía personal, dice: “No somos capaces de cortar una relación, aún cuando sabemos que es absolutamente necesario hacerlo, porque ya llevamos demasiadas lágrimas derramadas. Nuestra adicción nos genera una necesidad sobre dimensionada completamente irracional del otro, que nos empuja a mantener esa relación a como dé lugar, aunque estamos sufriendo desmesuradamente. Estamos obsesionados con el otro y nos doblegamos hasta el extremo, a cambio de unas migajas de falsa ternura, acota”

Congost, después de pasar por una cruenta situación emocional como la anterior, decidió escribir “Oniro”, libro que ella define como un manual práctico, claro, fácil de leer y comprender” basado en los cientos de casos de personas a los que ha ayudado a recuperar su vida. En el mencionado libro, definió los tres grandes mitos que deben destruirse para poder terminar estos enlaces emocionales.

1.- Creer que tu pareja (o situación) va a cambiar

Evidentemente que no va a dejar de ser como es, por bastante que en momentos de arrepentimiento jures y perjures que cambiará. Realmente, a no ser que viéramos que pide ayuda psicológica por sí mismo, sin que nadie se lo diga, podemos asegurar que no tiene ningún interés en cambiar. Así es: ¡Ninguno! Y es que sí fue así desde un principio… ¿Qué te hace pensar que va a cambiar o que las cosas serán distintas?

dificultades

2.-Pensar que cambiará

En ese mismo orden de ideas, abrigar las esperanzas de que tu pareja cambie y que en este caso, quien disfrutará de este beneficio será su nueva pareja, según Congost, es; una creencia absolutamente ridícula. Cuando esté con ella (el), la siguiente, reproducirá fielmente la misma relación que teníamos con el (ella). A no ser que, encuentre a una mujer con una buena auto estima e independiente que, a la primera conducta extraña que vea, le diga que no le quiere ver nunca más, dijo la especialista.

Pensamos que todo el esfuerzo invertido, la lucha y el sufrimiento por el que hemos pasado, para conseguir que ella (el), cambie, toda la tolerancia, la ayuda que le hemos brindado…, el hacho de haberlo (a) mantenido, incluso, algún día servirá para algo. Queremos creer que llegado el momento nos lo agradecerá y nos recompensará por todo. Cuestión que es completamente irreal, según la autora del libro.

3.-Pensar en el nunca jamás

El creer que no somos capaces de encontrar a otra persona como la que teníamos antes, no debería entristecernos. Más bien debe ser motivo de alegría, dice la doctora Congost, agregando además que; el gran objetivo debería ser, precisamente no encontrar a otra persona que sea así. Y que lo bueno que tiene, lo que nos engancha, tampoco es tan difícil de encontrar. Termina

Con información de ABC

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: