Este jueves 12 de Mayo, estilos muy similares chocaron en el Estadio Omnilife celebrando el juego de ida de las semifinales del fútbol mexicano. Tanto Pumas como Chivas no renunciaron a su estilo que durante el torneo regular les bastó para llegar hasta donde se encuentran ahora. En la cancha pudimos observar dos equipos tratando de ir por la victoria, sin especular, y en donde una vez más el arbitraje quedó a deber. Era necesario que el partido de este día fuese perfecto para no lastimar al espectáculo (primero por parte de los entrenadores dando un planteamiento adecuado y después el arbitraje), siendo el arbitraje lo que quedó a deber y que desgraciadamente perjudicó el espectáculo. Un penal sobre Martín Bravo no marcado por parte de Paul Delgadillo y una segunda tarjeta amarilla sobre el canterano Cabrera, resultaron determinantes en el rumbo del partido, dos decisiones que mostraron que la localía de las chivas peso sobre el juez central. Tanto chivas como pumas, hicieron lo que pudieron durante el partido y el resultado de esto fue una buena jugada de los universitarios para adelantarse en el marcador y trás una presión incesante durante gran parte de la segunda mitad el gol del rebaño producto del error del arquero Picolin Palacios. En cuanto a las canteras, deberemos esperar para ver cual de las dos resulta ganadora, hasta el momento son los pumas los que tienen una ligera ventaja sobre el guadalajara, pero el rebaño es un equipo peligroso con jugadores desequilibrantes que esperaran el mínimo error para hacerse sentir en el marcador. Todo se decide en CU este domingo, en donde esperamos ver un espectáculo digno de la afición y de estos equipos y en donde también esperemos que el arbitraje no arruine el espectáculo como lo hizo el día de hoy.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: