fotografía

La hermosa montaña de Tianmen es muy popular por albergar la llamada Puerta del Cielo, un lugar emblemático que es visitado por miles de personas cada año. Para llegar al final de este trayecto hay que subir numerosas escaleras, salvar acantilados de vértigo, casi cien curvas, y un puente colgante de cristal y esto después de haber viajado en un teleférico que es el más largo del mundo. El último tramo es el más complicado y difícil de superar ya que tiene una inclinación de 37 grados, no obstante y pese a las dificultades casi siempre hay cola y algunas veces hay que esperar horas para subir los últimos escalones.

fotografía

La pasarela de cristal conocida como el "Paseo de la Fe" se encuentra colgada a 1.500 metros de altitud y es poco recomendable a los que sufran de vértigo ya que el suelo bajo los pies es transparente. Si se quiere evitar esta pasarela se pueden subir las numerosas curvas en los autobuses turísticos que salen desde la estación del teleférico. Este recorrido se hace en una media hora tanto para subir como para bajar pero es frecuente sufrir algunos mareos debido a las constantes curvas que tiene este trayecto.

fotografía

La cueva que forma el agujero se encuentra entre dos picos de montaña y se ha ido formando por la erosión de la lluvia y el viento proporcionando una imagen fascinante y sorprendente. Este gran agujero llamado la puerta del Cielo es una abertura de 131 metros de alto por 50 metros de ancho y una profundidad de unos 60 metros.

Aunque es complicado y cansado subir a este capricho de la naturaleza, la mayoría de visitantes se muestran contentos y satisfechos de poder llegar a tocar la Puerta del Cielo.

fotografía

fotografía

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: