arquitectura

PUENTE

El puente comenzó como una herramienta meramente funcional en la PREHISTORIA de la humanidad. Tan simple como colocar el tallo de un árbol era suficiente para cruzar un río o un arroyo. Desde entonces, se han utilizado no solo materiales como la madera o las piedras para crear puentes, sino también la imaginación y la ingeniería del hombre para crear bellezas arquitectónicas.

En la época del Imperio Romano se introdujeron los puentes de arcos en su construcción. De este tipo hallamos aún hoy en día un vivo ejemplo como es el Puente de Alcántara sobre el río Tajo cerca de la frontera con Portugal. En 1357, Carlos IV comenzó a construir el Puente de Carlos (Karlův Most) en Praga, que une la parte antigua de la ciudad con la parte nueva y era en su época la única vía de unir el castillo con las zonas colindantes. Actualmente, este puente que se terminó de construir en el siglo XV, es de gran atracción turística y una de las zonas más conocidas de la ciudad. A lo largo del puente se reúnen hoy tanto los turistas como los lugareños que lo cruzan a diario, y además los vendedores ambulantes y artistas que ofrecen su mercancía y sus cuadros en este lugar tan mágico que traslada a cualquier a la época de la Edad Media.

en praga

Durante la Edad Media seguía evolucionando la forma de construir puentes a medida y gracias a la Revolución Industrial posteriormente en el siglo XIX se iba introduciendo el ACERO y el HORMIGÓN para construirlos más resistentes y más largos.

El puente pasó de ser solamente funcional a ser, además, una construcción estética adquiriendo una imagen arquitectónica adjudicada por la imaginación de la ingeniería.

Se comenzó hace siglos por el tallo de un árbol para cruzar un arroyo y se terminó por construir puentes de varios kilómetros de longitud, como es el caso del puente más largo del mundo. Se llama “Gran Puente Danyang-Kunshan”, mide unos 164.800 metros de longitud y se encuentra en China. Algunos puentes se convirtieron en verdaderas carreteras sobre el océano permitiendo así a una gran población moverse de un lugar a otro en su propio vehículo.

construcción

Los puentes ya no sólo son un objeto funcional ni objetos arquitectónicos que atraviesan la naturaleza alrededor del planeta. También los hay en sentido figurado y abstracto. Los puentes figurados se repiten año tras año gracias a la suma entre festivos y fines de semana, produciendo largas colas de tráfico que sustituyen el estrés laboral por el estrés vacacional o de puente para llegar a un lugar de descanso y recreativo para luego repetirlo en el regreso al lugar de trabajo.

¿Y qué hay de los puentes abstractos?

Sí, los otros puentes tan necesarios o más aún que los puentes arquitectónicos. Aquellos puentes que muchas veces no los vemos, pero están ahí y aún hacen falta muchos por construirse. Me refiero a los puentes entre dos personas, dos pueblos y naciones enteras para unir a las personas en la paz y el amor, para luchar contra el hambre, las enfermedades y las injusticias. Hay que crear más puentes abstractos para romper con el abismo cada vez mayor que hay entre las personas y diversas naciones para acabar con el odio, el racismo, el homicidio y la pobreza.

Estos puentes llamados abstractos no se construyen con madera, ni con piedras, ni acero ni el hormigón, pero pueden ser más fuertes que las construcciones arquitectónicas. El material que se necesita para este tipo de puente es la paciencia, la comprensión, el respeto, el amor, la fraternidad y la fe basada en la creencia de que podemos vivir en un mundo mejor sin abismos si nos sobreponemos a los caracteres que llevan a construir estos abismos en los que tantas personas se hunden.

¿Podemos construir un mundo lleno de puentes abstractos?

La respuesta es SÍ, si dejamos atrás el egoísmo y la avaricia.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: