Sí, se puede ser cristiano y decidir delinquir. Aunque el delito sea tan grave como para ser excomulgado. Un ejemplo son los narcotraficantes, malversadores de fondo y sicarios. El sol sale para todos, buenos y malos. La corrupción de la conciencia no cambia lo que somos. Aunque seamos capaz de tales bestialidades somos humanos siempre, aunque merecedores de condena y pena, somos llamados y capaces de Dios siempre. Pero el mal moral no es gratis en nosotros.

No elegimos con quien compartir el mundo. Pero lo tenemos que compartir.

“Les daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de ustedes; quitaré de su carne el corazón de piedra y les daré un corazón de carne.” Ezequiel 36, 26.

  • ¿Qué piensas de las personas que ven a Dios como un amuleto?
  • ¿Hay un juicio divino en la tierra?

Oración:

Dios danos la humildad para ver mis pecados, la valentía para buscar la justicia, y la fuerza para amar a todos. Que nunca piense que mi conversión ha terminado. Te pido por aquellos que todavía no descubren tu voluntad en el mundo. Amen.

Un Arma y un Rosario

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: