¿PSICOLANDIA? Si, si. Como lo leen: psicolandia.

¿Quién soy yo? ¿Desde dónde les escribo? ¿Por qué lo hago?

Escribo inspirado en quién sabe qué diabólica pulsión autodestructiva y exhibicionista. Sin comprender la razón de hacerlo público, y mucho menos en un medio tan ajeno como éste. Sin embargo, no puedo ocultarles que la afición a la escritura, termina buscando cauce en cualquier tipo de soporte y formato: papel higiénico, papel de diario, papel barrilete, papel tissúe, y demases objetos de superficies afines al grabado y el jugueteo gráfico. Pues bien, ustedes se preguntarán qué me traigo entre manos...

Hoy comenzaré a contarles mis aventuras como joven profesional, graduado en psicología, y parado, en territorios donde mis colegas y yo, representamos algo peor que las siete plagas bíblicas. En efecto, por estos rincones hay más psicólogos por habitante que árboles por metro cuadrado, con la diferencia que nosotros no vivimos del aire, como nuestros verdes amigos.

Por esta razón, la pregunta de fondo que sobrevolará este relato es: ¿cómo encontrar un empleo decente en este escenario? ¿Inventar alguna especialización que procure elevar mi cotización en el mercado? ¿Convertirme en un asesino serial? ¿Migrar a otra ciudad? O simplemente dedicarme a otra cosa... Residencias para el ingreso al sistema de salud resultan experiencias absolutamente traumatizantes. Se presentan al menos 800 psicólogos para competir por 40 cargos. A esto habrá que sumarle la fatalidad que puede significar que el psicoanálisis y la psicología clínica no sea el marco teórico con el que te identifiques, ni el campo laboral en donde quieras ejercer y formarte. Pues bien, el solo hecho de apartarte de esa seguridad es como deshacerte del paraguas en el medio de una tormenta.

Mi nombre es Emiliano, tengo 28 años y vivo en BUENOS AIRES, Argentina. A partir de ahora este territorio será psicolandia y yo un PSICÓLOGO más.

 

psicolandia (Buenos Aires) y su emblema fálico

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: