Cinco propósitos originales para el año que viene

Como en cada año nuevo llega la ilusión de cambiar cosas en nuestras vidas para que vayan a mejor. Cada uno de nosotros somos diferentes y tenemos aspiraciones y metas distintas. Pero hay algunas cosas que todos podríamos proponernos para ser un poco más felices de lo que somos.

Una de las cosas que podemos intentar es pensar un poco más en nosotros mismos, y esto incluye todos los típicos propósitos de año nuevo cómo dejar de fumar, de beber y ponerse en forma. Pero tenemos que pensar que lo hacemos por nosotros, no por los demás. Piensa en todo el dinero que te ahorrarás si dejas de fumar, y los años que podrás alargar tu vida, además de evitar alguna que otra cardiopatía. Lo mismo pasa con el alcohol, son calorías vacías y dañinas que añadimos a nuestro cuerpo sin necesidad. El ejercicio físico te ayudará a dejar tus vicios atrás y te hará sentir más ágil, sano y por qué no... más atractivo, todo son ventajas: piensa un poco en ti.

También es bueno pensar en los demás. Intenta colaborar con alguna ONG o haz de voluntario en alguna causa: comedores sociales, recolecta de ropa, recogida de alimentos para los más necesitados. Ayudar a otras personas que lo necesitan hace que te sientas útil y te verás recompensado por el hecho de saber que estás colaborando con los demás. Ser solidario y tolerante también nos hace mejor persona.

Elimina a las personas tóxicas que están convirtiendo tu vida en un infierno. En ocasiones es duro pensarlo y más llevarlo a cabo, pero hay personas que nos rodean que no hacen un daño terrible del cual en ocasiones nos damos cuenta aunque lo ignoremos, ya sea por miedo o por vergüenza de decirle a la otra persona que no necesitamos sus consejos tóxicos que sólo sirven para hundirnos más. Maticemos este punto: no quiere decir que vaya a echar de mi vida a toda persona que me aconseje algo con lo que yo no esté de acuerdo, sólo decimos que hay personas que disfrutan hundiendo a las demás y viven frustrando sus sueños o ideas con gestos y palabras. Éstas son las personas que debemos eliminar de nuestras vidas, las que nos contaminan, las que no nos dejan avanzar, ni ser nosotros mismos ni alcanzar nuestros objetivos.

Otro propósito para el año nuevo debería ser tomarse las cosas con un poco más de calma, es decir, evitar el estrés en el trabajo y fuera de él. Debemos intentar que las cosas que nos rodean no nos afecten de manera exagerada. Distingamos entre trabajo y familia y sobre todo no perdamos la salud en ello. Dicen que la meditación es una de las mejores técnicas para evitar el estrés, así que ya sabes, si tienes un descanso medita y relajate, tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán.

Desconecta los días de fiesta o los fines de semana, da igual que vivas sólo o en familia. Sal de casa, pasea, visita la montaña o la playa. Disfruta de los paisajes, de la naturaleza, de comer al aire libre, respira hondo y escucha simplemente el sonido de las aves, desconecta del mundanal ruido, que para volver a él siempre hay tiempo.

Si consigues cumplir estos fáciles propósitos serás cada año que pasa más feliz. Puedes seguir completando la lista -si te apetece- añadiendo los más acertados para tu carácter y personalidad.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: