1. Artigoo.com
  2. »
  3. Cómo se hace y Educación
  4. »
  5. Educación
  6. »
  7. Promocionar la lectura autónoma

Promocionar la lectura autónoma

¿Por qué quien promociona la lectura cree tener el poder para decidir qué o cómo deben leer los demás? La respuesta no es nada simple, pues a la hora de promocionar la lectura se tiene tanta fe en lo que uno hace que se puede, movido por la pasión, desestimar lo que el otro le gusta leer. Así por ejemplo, a mí como librera y por tanto como promotora de lectura –y no dudo en reconocerlo cuantas veces sea necesario- me molestaba que los clientes, habiendo tantas opciones literarias, se inclinaran de modo irrevocable por Paulo Coehlo. No obstante, la promoción de la lectura no puede estar signada por el prejuicio y aún cuando yo pueda tener como excusa que me estaba dejando llevar por la pasión, debo reconocer que ante todo debe existir un profundo respeto por lo que inspira a los demás a leer. Como padres y maestros debemos brindar variadas opciones de lectura a nuestros muchachos, abrirnos a las infinitas posibilidades que existen de lectura pero sobre todo respetar las inclinaciones y gustos ajenos. Si bien en cuestión de gustos y preferencias, los jóvenes de hoy día se inclinan más por el cine, la televisión, el Chat, las disco…desechando en su mayoría los grandes clásicos de la literatura universal -y nosotros no queremos o podemos permitirlo- entonces será nuestra responsabilidad, habilidad y destreza lograr que esos gustos cambien y permitan incorporar en sus quehaceres nuestras propuestas. Un buen amigo, excelente promotor de lectura, daba el ejemplo de Ulises, pues, les dice a sus alumnos que si perciben la obra demasiado extensa, entonces una opción es acercarse primero a otras obras del mismo autor mucho más cortas pero de igual trascendencia, para luego sí entrarle con ganas al Ulises al que tanto le temen. Tal estrategia le ha dado –de acuerdo a su experiencia- muy buenos resultados. Y se los ha dado porque ha sabido reconocer que muy por encima de lo que le apasione Joyce, no puede desestimar las necesidades manifestadas por sus alumnos. La cuestión es ¿Hasta qué punto como verdaderos promotores de lectura –que vale aclarar somos todos sin importar edad o profesión- estamos dispuestos a separar nuestras pasiones para respetar lo que inspira a las personas a leer? O mejor ¿Son el respeto y la tolerancia nuestras premisas a la hora de promover la lectura espontánea?  

Comparte este Goo:


¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo:

Comentarios:

  1. Escrito por anonimo
    Fecha: 2010-06-22 21:53:05

    me parece que tiene toda la razon con respecto a su amigo al utilizar la tactica de no imponer el tipo de lectura. muy bueno

    1. Deja tu comentario:

      Si quieres recibir un mail cuando alguien responda un comentario en este goo, marca esta casilla.