Promesas, promesas. Palabras y nada más

Cuando se hacen promesas que no se cumplen, se deja de creer en la gente

Y no solo se realizan en la edad adulta. Durante la infancia, los niños reciben multitud de promesas por parte de sus padres, les dicen que ese fin de semana irán a ese parque al que tanto desean ir. 

Se lo creen, porque es la primera vez que se las hacen. Esperan ilusionados ese día y según van pasando los días, ésta va en aumento. Se lo cuentan a sus amigos del colegio. Incluso, se empiezan a imaginar que ya están en el parque. Al llegar el día, se levantan ilusionados y según va pasando el tiempo empieza a desaparecer, y cuando llega el momento en el que los niños preguntan que a que hora irán, reciben la respuesta que no esperaban, hoy no, otro día. Es en ese momento, cuando el que se ofende es el padre y termina por explotar, le dice que tiene mucho trabajo pendiente y que él es el que lleva el dinero a casa. Siempre la misma disculpa. Aunque lo que en realidad, lo que más molesta a los niños es la falta de palabra. 

Promesas, promesas. Palabras y nada más

Todo el mundo conoce el dicho: las palabras se las lleva el viento. Y no se puede negar que es una realidad como un templo. 

Pero, esas promesas no solo caen en saco roto durante la infancia, sino que según va pasando el tiempo, esa falta de cumplimiento se hace aún mayor.

Se pasa al mundo de los políticos, cuyo principal lema es:  Nosotros prometemos. Vosotros nos votáis y después nosotros no haremos nada de lo prometido. 

Eso no es malo, porque al fin y al cabo en eso consiste la política en engañar a cuantos más tontos mejor. Lo malo, es la parte de la sociedad que necesita a los políticos, como el comer. Realmente creen que les van a llenar los bolsillos, les van a resolver sus problemas y les van a solucionar su vida. No pueden estar más equivocados, porque eso un político nunca lo hará. A ellos, la gente y sus problemas no les importan nada. Solo están para aprovecharse de aquellos ingenuos que todavía tienen fe en ellos. 

 

 


 

Promesas, promesas. Palabras y nada más

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: