oportunidades

PROFESIONES SANITARIAS: ¿POR TRABAJO O POR VOCACIÓN?

Trabajo o vocación: Tu mayor oportunidad consiste en poder trabajar en aquello que más te gusta hacer.

A la hora de elegir un oficio o una carrera, es importante saber elegir bien. Para ello, debemos de tener en cuenta varios factores. A continuación, mencionamos dos de ellos:

  1. Los intereses propios.
  2. Las oportunidades.

Los INTERESES PROPIOS juegan un papel importante a la hora de aprender, bien sea una carrear universitaria, bien sea una formación profesional. Aunque es cierto que muchas veces estudiamos por obligación, la motivación juega un papel muy importante a la hora de estudiar. ¿Qué nos motiva elegir un camino u otro? Nuestros intereses, porque si elegimos una carrera nada más por elegir “algo”, no hay motivación. Ante la falta de ella, el fracaso está asegurado en el 90% de los casos. No obstante. Si elegimos unos estudios que nos interesan y porque nos gustan, el aprendizaje es más fácil, más placentero, nos volcamos más en lo que estamos haciendo. Así, aumentan las probabilidades de no solamente aprobar, sino de tener éxito en nuestra profesión, una vez nos insertemos en el mercado laboral.

El otro 10% restante, aunque consiga aprobar los estudios, luego trabajará de mala gana, se vuelve obstinado, porque no le gusta lo que está haciendo y se siente como si está perdiendo el tiempo. Simplemente, no le pone interés a su trabajo. Las consecuencias de esa actitud puede llevar a la depresión, la angustia, el estrés y otros males más.

Las OPORTUNIDADES son un factor que influye, sobre todo, a las personas ambiciosas. Pero, se debería de tener en cuenta también a la hora de elegir los intereses propios. El factor de las oportunidades se refiere a realizar previamente (antes de elegir el camino a recorrer o antes de decidir qué es lo que vamos a estudiar), un análisis del mercado laboral.

¿Qué profesiones tienen salidas?

¿En qué ramas siempre se están buscando profesionales?

¿Qué profesiones tienen futuro?

Estas preguntas son muy importantes, dado que las tecnologías han cambiado drásticamente el mercado laboral y la creación de máquinas robots ha de destruido una gran cantidad de puestos de trabajo. Ello nos obliga a reinventarse, cuestión que no es fácil para todo el mundo.

Si solamente buscamos oportunidades, apostamos al fracaso si nuestra ambición no es suficiente. Sin embargo, si buscamos oportunidades dentro de nuestros propios intereses, las probabilidades de tener éxito en el futuro aumentan considerablemente.

Un ejemplo de ello son las profesiones sanitarias. Los intereses personales, los que nos motivan, junto a ciertas cualidades que deben poseer las personas que se deciden por este camino, se traducen en la vocación. ¿Cuáles son estas cualidades? Empatía, paciencia, comprensión, amabilidad. Si no posees empatía, por mucho que te guste la rama sanitaria o la medicina, NO LA ELIJAS.

Son muchas las personas que han elegido la rama sanitaria para trabajar por razones muy diferentes: por seguridad laboral, buenos sueldos, una rama ciertamente interesante, el poder, etc. No obstante, muchos de ellos se olvidan del lado humanitario. Trabajar como médico, enfermero o enfermera, como auxiliar o técnico sanitario, para mencionar solamente algunas de las profesiones que ofrece la rama sanitaria, no se puede igualar con un trabajo de oficina. Los pacientes no son papeles, sino personas. Y muchos sanitarios se olvidan de ello a lo largo del tiempo. Al recibir los pacientes, ya no ven a las personas, sino a los casos. Y así los tratan. Como un caso, como una enfermedad, pero no como una persona con un problema o un sufrimiento particular. Ahí es donde uno se da cuenta de si el profesional se ha equivocado de profesión. Podrá ser una persona muy inteligente, muy preparada, pero si no cuida sabe cuidar del aspecto humano, la empatía, se ha equivocado de profesión.

- ¿Cuántos no son los pacientes que se quejan por maltrato (verbal, de conducta o, incluso, físico) recibido?

- ¿Cuántas veces no se han equivocado de tratamiento, bien sea a la hora de prescribirlo, como a la hora de administrarlo?

Los pacientes no son solo casos o números. No acuden a la consulta para solamente recibir un diagnóstica y una cura mediante una receta.

A veces, cualidades como la EMPATÍA, SIMPATÍA y AMABILIDAD hacen la gran diferencia e influyen mucho a la hora de curar a los pacientes. La ausencia o falta de estas cualidades no se mejorará con la inserción de la tecnología, las máquinas y los robots en el mercado laboral.

EN RESUMEN: busca las oportunidades dentro de tus intereses propios. La persona que lo hace, se hace un favor a sí mismo y también a los demás. Si elegimos bien nuestra profesión, realizaremos nuestro trabajo y eso nos lleva a la satisfacción personal y de todos los que nos rodean.

 

¿CONOCES TU VOCACIÓN Y TUS OPORTUNIDADES?

vocación

vocación

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: