etiquetas

PRODUCTOS ALIMENTICIOS Y SUS ETIQUETAS

Etiquetas y el verdadero contenido de los productos alimenticios

PRODUCTOS ALIMENTICIOS Y SUS ETIQUETAS: Muchas son las costumbres que han ido cambiando con el paso del tiempo. Gracias a la Revolución Industrial y, más adelante, las Nuevas Tecnologías, la sociedad ha migrado del campo a la ciudad. Para cubrir las nuevas necesidades de las personas, se han creado nuevas empresas, nuevos puestos de trabajo, y las mujeres han ingresado en la vida laboral compitiendo con los hombres gracias a la emancipación femenina. Mientras el hombre ha dejado el campo donde cultivaba todo aquello que necesitaba para comer, la mujer ha dejado el hogar familiar donde preparaba diariamente la comida casera para así ambos obtener un empleo en una empresa o crear la suya propia. Han cambiado tanto los intereses como las necesidades de los individuos. Las mujeres ya no cosen la ropa, sino la compran en las boutiques. Son cada vez menos las que cocinan en casa. Hoy por hoy, se come cada vez más en los bares y restaurantes, comida rápida e industrial, o se compra en los supermercado la comida prefabricada, conservada y manipulada. Por un lado, aparentemente ha mejorado nuestro nivel de vida; pero, por otro, surgieron también nuevas enfermedades como consecuencia del estrés y la mala alimentación. Obesidad, diabetes y cáncer son tan solo algunos ejemplos de los cambios de nuestras costumbres.

LOS PRODUCTOS ALIMENTICIOS que compramos en los supermercados o las grandes superficies llevan una etiqueta identificativa para informar a los consumidores de los ingredientes. Así, podemos saber en cada momento lo que compramos y consumimos, aunque no todo el mundo las lee antes de adquirir el producto. Hay personas quienes confían más que otras. ¿Deberíamos cambiar nuevamente nuestros hábitos?

En Alemania, por ejemplo, aumenta el descontento y la desconfianza en las etiquetas de los productos alimenticios que se adquieren en las grandes superficies. Había indicios que les mostraban a los consumidores que las etiquetas no siempre decían la verdad y comenzaron las denuncias en la central de consumidores. Por ello, hace unos cinco años, surgió una central de consumidores con un portal cuyo nombre es lebensmittelklarheit.de (claridad de los alimentos). Esta entidad está afincada en Berlín y pretende dar transparencia de los alimentos que se consumen. Desde entonces, las denuncias de los consumidores han aumentado notablemente y todas ellas se han recibido en la central de consumidores para ser tratadas adecuadamente. Los productos alimenticios que se venden realmente no siempre concuerdan con la información aportada en sus etiquetas y, si no lo comprobamos, podemos estar comiendo prácticamente cualquier cosa. ¿Es fácil de engañar y manipular a la gente? Cuando compramos comida enlatada preparada, ¿realmente contienen lo que dice a etiqueta? Se ha dado el caso de que unos consumidores compraban “té con limón” y, lo que menos contenía era limón, el cual ha sido sustituido por jugo de manzana y a eso sabía el té una vez se había preparado. Tal vez un ejemplo de ello sean LOS ALIMENTOS Y SUS ETIQUETAS.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: