madurez

El proceso de madurar

Alcanzar la madurez a través del proceso de madurar

EL PROCESO DE MADURAR: Hay un proceso en la vida del que no se escapa nadie y es el hecho de hacerse mayor. El envejecimiento pertenece al proceso biológico del cual es imposible escapar. Sin embargo, madurar es un proceso que no va acorde a la edad de cada individuo. Son varios los factores influyentes en este proceso y dependen en gran parte de cómo y dónde se vive. Las experiencias de la vida pueden acelerar o enlentecer la maduración de cada individuo. Por tanto, la madurez no siempre va acorde con la edad de la persona.

EL PROCESO DE MADURAR posee varias etapas a lo largo de la vida. Estos son momentos en los cuales es necesario confrontarse con la realidad a veces dolorosa. Hay quienes consiguen cerrar los ojos ante esas situaciones obviando el tener que tomar situaciones difíciles. No obstante, hasta que no se tome una decisión en un momento determinado, bien sea por miedo, bien sea por ignorancia o por inseguridad, o por no querer salir de la zona de confort, nos estancamos en la vida y no seguimos encaminados en el proceso de madurar. Simplemente, no avanzamos en la vida.

Saber tomar una decisión no es fácil y produce cierto temor. Sin embargo, aunque hay decisiones que deban tomarse en situaciones puntuales que pueden ser un tanto dolorosas en ese momento, pero sabemos que tenemos que tomarlas, no debemos huir ante ellas ni posponerlas. Ese dolor y la inseguridad son pasajeros, porque se verán recompensados en el futuro. Como reza el refrán, no hay bien que por mal no venga.

Las buenas decisiones tomadas en el momento adecuado fortalecerán al individuo y acelerarán el proceso de maduración interna. Perder el miedo forma parte de este proceso. El mero hecho de salir poco a poco de la zona de confort tomando decisiones ayuda a fortalecer el carácter y la personalidad. Ello conduce a la vez a una vida más plena.

Solamente si asumimos riesgos, cometeremos errores y éstos están para asumir y corregirlos. De esta manera aprendemos a desenvolvernos mejor y de conseguir la felicidad. Es más, si no fuera por los momentos malos, no sabríamos tampoco valorar los momentos buenos, ya que estando a la orden del día se convierten en algo habitual.

Por último, para conseguir unas metas es necesario evitar el estancamiento personal a lo largo de nuestra vida. Por tanto, y para conseguir la felicidad y el éxito, hay que tomar decisiones y abrir las puertas a la MADUREZ.

 

EL PROCESO DE MADURAR

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: