fotografía

Ha mejorado la economía del país el turismo en unos años que fueron difíciles y al turista se le recibía con parabienes y se le agasajaba como agua bendita caída del cielo. Al amparo de las primeras aleadas de extranjeros ávidos de nuestro sol crecieron lujosos hoteles y residencias de todo tipo, se adecentaron playas, barrios típicos marineros y se abrieron todo tipo de comercios para canalizar los buenos beneficios que el turismo traía. Por otra parte, para ellos España era jauja en los primeros años del turismo, con unos precios de risa frente a su moneda más alta.    

fotografía

No faltó tampoco la picaresca que suele aparecer en estos casos pues si algo valía 5 les cobraban 50 ya que los "guiris" no se enteraban de nada, no obstante, a medida de que los precios se fueron encareciendo ya se obrigó a presentar facturas y las cosas se fueron estabilizando. Pero ahora se ha experimentado un cambia a la inversa desde que proliferan las protestas a la gran cantidad de turistas que nos visitan, parece ser que "lo mucho, es demasiado".    

fotografía

Las protestas por la masificación turística no existen solo en España, son muchas las ciudades europeas que muestran preocupación por el excesivo aumento en los últimos años ya que el exceso de visitantes perjudica los lugares y barrios más emblemáticos y altera la vida  de los residentes de cada lugar. Y es que el turismo alcanza proporciones exageradas en algunos lugares como París, Palma de Mallorca, Barcelona, Roma, Berlín, Bali, Kioto y otras muchas ciudades más donde no hace falta  promoción y los turistas acuden como moscas.   

fotografía

A medida que el turismo ha ido creciendo, las ciudades se han ido saturando y viendo como crece la especulación inmobiliaria y el aumento del coste de la vida en general pagando el coste del turismo los residentes que son los que pagar las consecuencias. Todos somos conscientes de que el turismo genera muchos puestos de trabajo pero la saturación turística está tocando techo generando todo tipo de problemas, también algunos medios utilizan la palabra "turismofobia" como una crítica a los que protestan pues, como en todo, hay quien opina lo contrario especialmente los que viven de la hostelería.

A grandes males grandes remedios, ya son varios los países que estudian regular la cantidad de turistas en ciertos lugares donde las aglomeraciones son exageradas y apenas se puede transitar.


fotografía

fotografía

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: