Después de tener a mi segundo hijo, con un parto sumamente difícil, me costó mucho recuperarme. Físicamente estaba echa polvo, pero psicológicamente más. La edad tambien era determinante, pues no es lo mismo tener 30 años que 38, por muy sana que estés.

Después de un año todavía no había recuperado mi peso y estaba bastante gorda. Pero lo raro era que iba por temporadas: una estaba más delgada y después recuperaba todo el peso y más. Con todo el trabajo de un bebe y una niña de 5 años, no le prestaba mucha atención, hasta que mi mente un día dijo basta y en una esquina me puse a llorar porque me veía incapaz de seguir adelante.

El medico me recetó ansioliticos, antidepresivos y asistir a un taller contra la ansiedad donde me enseñaron como luchar contra ella, y que toda no es mala, solo en exceso.

Un día mi hermana vino del endocrino y me comento que le había encontrado un nódulo en el tiroides, y que se tenía que vigilar, por que aunque era muy  pequeño podía crecer. Le comente: -vaya que faena, yo no me he visto nada- tocandome el cuello. Y de repente me palpé un bulto y además grande. Se me helaron los entresijos, la verdad.

Total, que acabé de visita urgente en el endocrino, con una analítica, una gammagrafia y un paff (punción del nódulo) y no era nada malo en principio. Pero podía serlo en un  futuro.

Estuve cerca de año y medio con pruebas periodicas, y tomando medicación para controlar la glándula y que no trabajase en exceso y ver si el nódulo disminuía.

Al final, me operaron hace año y medio, y me quitaron media glándula, pues el nódulo crecía y me desviaba la traquea.

La operación es corta, y te vas a casa dos días después, y solo es un rato malo,pues a mí me dolía el cuello de la postura y el drenaje. Por eso me quise ir cuanto antes a mi casa, así te lo quitan.

Cuesta un poco equilibrar la glándula. Unas cuantas analíticas y subir o bajar la medicación, hasta encontrar la dosis adecuada. Pero una vez esta equilibrada, se acaba subir y bajar de peso. Te es más fácil adelgazar. Se acabó mi ansiedad, el cansancio, los sudores.Y todos esos síntomas que achacaban a una especie de depresión pos-parto. Ahora estoy estupenda con una pastillita diaria y de por vida, pero eso es lo de menos.

Si sois mujeres, y después de grandes cambios hormonales, vigilaros el tiroides.Puede funcionar mal, aunque hasta la fecha halla ido como un reloj.

Esta es mi experiencia y no pretende ser un decálogo medico, de ese tema que se ocupen los profesionales.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: