A cualquiera de nosotros se le ha ocurrido llamarle problema a la pobreza como un todo, pero... será en realidad la pobreza el principal problema?. Estoy casi seguro que en cada rincón del mundo existe alguien con este mal, sin embargo apunto que la pobreza no es el punto principal, sino el resultado de un todo.                                                                                              

Se dice que nuestro cerebro es el comandante principal de nuestro cuerpo, que nos dice que debemos hacer y hacia donde ir, mi pregunta es entonces, que pasaría si no tuvieramos cerebro? la respuesta es obvia, estariamos muertos o inhertes, desde esta perspectiva es fácil identifcar el punto principal de este gran problema. Cada país es liderado por su cabecilla, gobernador, presidente o como le quieran llamar, que se encarga de dirigir las fuerzas equitativamente por cada sector del país, para que haya una igualdad de derechos.

Se nombran diferentes personas para que colaboren en su liderazgo, será que en verdad logren acaparar cada barrio, lugar, provincia o territorio que les corresponda?, es sencillo a la vista ver que no, entonces para que están ahí?. Esta pregunta no la podemos resolver como simples ciudadanos de un país, pero si podemos visualizar que a ellos no les interesa controlar el problema de la pobreza, lo ven claramente y cuando se postulan como candidatos el principal punto a resolver es la pobreza, y así nos controlan, que fácil de convencer somos!, no por esto digo que nos lementemos luego de darle nuestro voto al postulante, si al fin uno u otro no harán diferencia,

Me queda claro que lograr controlar la pobreza es lo que hace diferente a los líderes de cada país, por eso se habla comparativamente que la política y el arbitraje van de la mano, muchos de ellos me dirán pero acaso no ves que el país no tiene dinero para controlar la pobreza, a lo que les contesto, si no me rebajaran tantos impuestos les daría la razón

He dicho al principio que la pobreza es el resultado de un todo, no todo se le puede apuntar a los líderes de cada país, siento que también nosotros tenemos la culpa, si dieramos una décima parte de lo que ganamos en nuestros trabajos y se repartieran  en aldeas, precarios, suburbios, estoy casi seguro que no haría falta robar, ni matar para comer, las drogas perderían su valor y la vida recuperaría el valor que le ha quitado las drogas, en fin sería distinto.

En resumen, es díficil controlar un mal que ha consumido a todo el mundo pero no es imposible, si logramos encontrar el valor de cada persona, la pobreza sería como un cuento que nunca existió, de la cuál se lee para aprender.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: