Prisioneros emocionales de nuestro entorno

Es preocupante esa facilidad de permitirles a otras personas que asuman el control de nuestras vidas y hasta de nuestras emociones por el simple hecho de estar disgustados, ansiosos, angustiados, por estar resentidos por causa de su comportamiento o sus actitudes. De ser así, estamos actuando de forma inconsciente, nos volvemos prisioneros emocionales de nuestro entorno accidentado.

Es posible que nuestro ego nos engañe, haciéndonos creer que así es; no son los motivos o las personas por ellas mismas, las que propician nuestro sufrimiento. Lo que nos ocasiona el mayor daño, es la forma en que las recibimos y actuamos en su presencia, Consuetudinariamente, permitimos que el sufrimiento haga presa en nosotros, ya que, diariamente nos enfrascamos en una batalla con la vida, pensando erradamente que cada motivo y/o persona sea como nosotros pretendemos y, no como realmente es. La cuestión radica en que cuando las cosas no son como queremos, nos invade la confusión, la ira, frustración y hasta nos puede alcanzar la depresión.

¿Cómo abandonar este círculo vicioso?

Tomando consciencia de lo que no está bajo nuestro control y lo que está; por aquí se empieza, para saber cómo reaccionar ante las circunstancias, sobre las que no podemos ejercer influencia. Es imposible que el mundo baile con nuestras pautas.

Las perspectivas y las necesidades nuestras, no siempre están en sintonía con las de los demás ¡Verdaderamente, no tienen por qué estarlo! Las demás personas y los accidentes que la vida pone en nuestro camino, funcionan de forma independiente de nosotros. En una circunstancia determinada, existe la posibilidad de que no sean tomadas en cuenta las necesidades propias y, el punto de vista nuestro ni siquiera se tenga en consideración.

emociones

En la actualidad es de utilidad dar un paso en reversa y observar la situación ajustada en su verdadero valor, para determinar y concentrarnos en la que realmente está bajo nuestro control y después elegir como responder a estas cosas, sin que tal respuesta de nuestra parte sea, una lucha en contra de lo que se presente ante nuestros sentidos.

El tiempo es un factor que no podemos monopolizar, sin importar lo poderoso y rico que seamos. Por tanto no lo empleemos en un objetivo, que en nuestro poder no nos es posible cambiar, donde no tienen validez los buenos consejos, ni oponiéndonos a ellos. Es un desperdicio de tiempo “pensar en lo que debería ser y en lo que no” deberían ser las cosas o la actuación de las personas. A veces pensamos, como hacerlo, si los demás persisten en hacer las cosas como no deben. Craso error. Precisamente, es ahí donde radica el error de pensar que los demás están haciendo las cosas de manera equivocada, por el simple hecho de no actuar como nosotros queremos.

Más equivocaciones

Otra equivocación generalizada es creer que las demás personas hacen o se comportan de una forma en especial, con la motivación expresa de molestarnos. Lo cual denota mucho de egocentrismo de nuestra parte. Hay que entender que la vida de los demás, no tiene que girar alrededor de nosotros. Reflexionemos; en este cliché, que de paso es verdad, “somos lo que pensamos” y eso que pensamos, puede convertirse en una emoción tóxica o armónica para nuestra salud en general, si existe algo en una persona que te sea inaceptable, ese algo seguramente te molestará mañana, la semana entrante y el mes que viene, porque; tú no lo puedes cambiar

emoción

Tus deseos de cómo él debería actuar no se corresponden con los suyos. Además la incomodidad es de parte tuya no de su parte. Es mejor aceptar sin dudas que cada quien es como es y, de existir entre ambos algún modo de trato social, es de verdad un desafío aprender a aceptar las diferencias que de hecho existen entre las personas. ¡Es un aprendizaje necesario y a veces extenuante! Sí; pero vale la pena, porque tu vida discurrirá de una manera armónica y tranquila, sin los sobresaltos y la odiosidad de la exclusión, sea cual sea esta.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: