La Princesa Diana de Gales a sus 20 años de muerte, deja un legado de una voluntad firme de servir a los pobres, porque era una mujer sociable y con una bella sonrisa cautivaba a grandes masas de personas que la seguían por sus gustos, preferencias, su familia y la solidaridad a los demás de los más vulnerables que vieron en ella una luz de ángel para sus necesidades que la apodaron “la princesa del pueblo” por su gran cariño.

Se volvió toda una tendencia de la época a partir de su boda que fue vista por 750 millones de televidentes en Moda, siempre se veía hermosa con los diseños que usaba porque eran los más vendidos y su buen gusto por la elegancia como mujer.

A través del tiempo es un ejemplo a seguir, podemos encontrar en ella un personaje que logra tocar el corazón de las personas por su personalidad y que a sus 20 años de muerte seguirá siendo recordada porque dudo en cambiar la frialdad por el contacto más humano que tanto se necesita hoy en día para alcanzar la paz.

La solidaridad es un valor que continúa en nuestros días y es a través de los medios que se puede fomentar este tipo de iniciativas para convivir con ayuda mutua y que tanta celebridad aporte su granito de arena en su área y estas celebridades que pasan tan preocupadas por una figura bonita puedan velar por el bienestar del prójimo ayudándolo.

Pixabay

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: