En La princesa que creía en los cuentos de hadas, de Marcia Grad, nos encontramos con el mundo perfecto al que muchas mujeres aspiran desde niñas.

Por fín, la protagonista de éste libro (Victoria para los amigos), una PRINCESA exquisita, lo ha logrado.

Con su deliciosa educación, belleza y saber estar, consigue casarse con su príncipe azul, vivir en un castillo de ensueño y tener la vida que tanto le había sido prometida desde su más tierna infancia.

Pero...¿a qué precio?

Desde niña, su madre la reina, le obliga a dejar de oír esa pequeña voz interna que nos aconseja (lo que algunos llaman la voz interior) ya que sólo le trae problemas (le hace ser alegre, divertida, extrovertida y tener instinto). Así que esta vocecilla llamada "Vicky", es encerrada en el fondo de un viejo armario.

Cuando Victoria, ya de adulta, consigue todo a lo que aspiraba, se da cuenta de que su maravilloso cuento de hadas no es más que una absurda y burda mentira.

Su príncipe no para de gritarle, menospreciarle y hacerle sufrir. Su familia no quiere saber nada al respecto porque es lo que "se supone" que tiene que ser. Su vida queda relegada única y exclusivamente al cuidado del castillo y sus esfuerzos nunca se ven recompensados. Sus sueños se han hecho añicos y a ella le gustaría que nada fuera como es.

Sin saber qué ha hecho mal y por qué le pasa ésto, se adentra en un viaje extraordinario junto con un nuevo amigo (un búho, llamado Doc) y su eterna compañera de viaje, Vicky, que a pesar de haber estado tantos años encerrada sin comprender por qué la repudió, nunca se olvidó de ella.

Un libro que es una oda a la superación, al amor propio y a la consciencia de uno mismo y sus circunstancias vitales. Absolutamente recomendable acompañar a ésta princesa en su viaje para aprender más sobre nosotros.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: