fotografia

La celebración de una fiesta de primera comunión suele costar en una ciudad grande de 2.000 a 3.000 euros pues se han convertido en pequeñas bodas donde los cubiertos suelen costar de 60 a 70 o más euros por persona y como se suele invitar a varios amigos del colegio con sus respectivos padres se pueden juntar 30 o 40 o más personas fácilmente. Esto de las celebraciones de primera comunión se fue incrementando a medida que los restaurantes apoyaron y promocionaron el evento para su conveniencia y convirtieron un acto que se supone religioso y de recogimiento, en una fiesta donde la mayoría de padres derrochan lo que no tienen.  

fotografia

Se han dado casos en que los padres de un niño que debía celebrar la primera comunión han pedido uno de esos préstamos rápidos (Cofidis, etc,) con el fin de aparentar este día y dar a entender que se tira la casa por la ventana. Antiguamente las madres preparaban una olla de chocolate y se invitaba a los pequeños del barrio a una chocolatada pero antes ya se habían recorrido todas las casas conocidas para ha cambio de una estampa con la fecha de la celebración se recibía una recompensa económica y algún regalo.

fotografia

Así es que en vez de gastar dinero, ese día el dinero entraba en la casa. Pero la cosa se fue transformando tanto que esta celebración si que se "ha vivido por encima de las posibilidades" pues los padres además del gasto de restaurante debían estrenar traje. Ya se están escuchando voces que quieren retrasar una año la celebración y otras que piensan en alquilar el traje pues total es para un solo día y sale mucho más barato. Algunas madres están considerando hacer una comida en casa pues haciendo números por menos de 1.000 euros con la tarta incluida pueden quedar bien con los amigos y ahorrar una cantidad considerable. 

fotografia

Hay que tener en cuenta que los regalos que hoy día recibe un niño que hace la primera comunión no son como los de antes ya que se compran en la tienda de los chinos y no duran nada. Los más perjudicados como consecuencia de esta crisis son los restaurantes que tendrán que esperar tiempos mejores con el agravante de que muchos padres jóvenes no "comulgan" con la religión católica y de celebrar fiestas de primera comunión, nada de nada, es más, algunos niños ni la hacen.  

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: