Las alturas de Simpson fue el primer danzón tocado en Cuba; el 12 de agosto de 1877. Es un género musical procedente de la contradanza y el cinquillo; cuyo surgimiento oficial se ubica en nuestra isla en la tercera década del pasado siglo. Aunque traspasó fronteras y llegó hasta México y Centroamérica.                                                                              

Inicialmente lo interpretaban orquestas típicas compuestas por violines, contrabajo, trombón, cornetín, clarinete, trompeta y güiro, con el que se marca el ritmo. Se baila en parejas donde, como en el tango, el hombre imprime la fuerza y la mujer realiza las florituras, los movimientos se realizan sobre un espacio reducido por lo que no hay grandes desplazamientos.                                                                                                  

Cuando este baile cobró auge surgieron las charangas o danzoneras, en las que no falta el piano, la flauta, el violín, las pailas, el contrabajo y el güiro.                                       

Autores importantes podemos citar a Miguel Faílde y Manuel Saumell, entre otros. Entre los intérpretes más conocidos están: la Orquesta Belisario López, la Orquesta de Arcaño y sus Maravillas.                                                                                                              

La cinematógrafa mexicana María Novaro dirigió la película Danzón en 1991, lo que le dio gran popularidad al género a nivel mundial.                                                                                          

Después, muy unido en el tiempo aparece, también en Cuba, el son; que se trata de una mezcla de ritmos africanos, españoles e indígenas.  El son cubano se caracteriza por la repetición de una frase, cuya longitud varía, y que es cantada a una sola voz.                     

El son se interpreta con trompeta, guitarra, bajo e instrumentos de percusión, como los bongos, las maracas, el güiro y las claves, entre otros.

Los autores más conocidos de sones en sus primeros años son Miguel Matamoros, Sindo Garay y Rosendo Ruiz; en tanto que entre los intérpretes destacan Beny Moré, el trío Matamoros, el septeto Habanero, el Dúo Los Compadres, etc.                                                                                                                     

 En la actualidad se interpreta todavía más mezclado con otros ritmos, y entre las orquestas de más renombre están La original de Manzanillo, Juan Formell y los Van Van, Adalberto y su son, entre otras muchas. Constantemente surgen grupos musicales que interpretan este tipo de música, ya con una mejor formación musical. Es un ritmo muy aceptado por la población y que se disfruta mucho por el público de cualquier edad.                                                                                                                 

Un gran sonero puertorriqueño, Andy Montañez celebró sus 50 años de vida artística en el teatro América de La Habana; estuvo acompañado por el emblemático Sexteto Nacional Ignacio Piñieiro y otros músicos. El artista, muy complacido, expresó que el son era la columna vertebral de la música cubana y de buena parte del área del caribe.      

A continuación las características fundamentales de algunos de los instrumentos mencionados:                                                                                                                   

Bongo: instrumento de percusión de origen afrocubano, de sonido hueco y profundo, fabricado en madera maciza o con tablillas a la manera de un tonel. Posee una caja cónica o cilíndrica y tiene un tamaño menor que la conga o tumba. Los bongos están emparejados y unidos horizontalmente por una barra o soporte. Tienen la misma altura pero distinto diámetro. La parte superior se cierra con un parche de membrana o material plástico cuya tensión puede graduarse cuando los parches están atornillados. En estos casos la diferencia de entonación entre ellos es de una cuarta. Se percuten golpeando los parches con los dedos o palmas de las manos o con baquetas. Se pueden conseguir múltiples efectos y son muy utilizados en las danzas y bailes populares latinoamericanos.

Maracas: sonajas musicales, en número de dos, extendidas en América del Sur, América Central y el Caribe. Tradicionalmente se fabricaron a partir de calabazas secas que contienen judías o cuentas, con un mango para sacudirlas. Se trata de una derivación del sonajero africano. Las maracas modernas están hechas con plástico o madera. Los compositores contemporáneos las utilizan como instrumentos de percusión para crear efectos especiales e incluso, en ocasiones, como baquetas. Son un componente primordial en las orquestas latinas, donde tienen como función producir los ritmos característicos de esa música. Las han utilizado compositores latinoamericanos como referencia nacionalista, especialmente los cubanos Amadeo Roldán (1900-1939) y Alejandro García Caturla (1906-1940).                                     

Güiro: instrumento de percusión latinoamericano de origen africano, perteneciente al grupo de los raspadores. Es muy popular en Cuba, aunque también se ha difundido por otros países como Ecuador y Panamá. Es una especie de calabaza hueca, de forma alargada y con estrías, que se raspa con una varilla metálica o con una especie de peine, produciendo sonidos rítmicos. Se utiliza para acompañar danzas y bailes e incluso en algunos actos religiosos. En el siglo XX algunos compositores como el ruso Ígor Stravinski y el francés Maurice Ravel lo han incorporado a la orquesta clásica.         

Claves: instrumento de percusión que pertenece a la familia de las maderas. Se compone de dos pequeños bastones redondos de unos 10 cm de longitud, construidos con maderas duras y macizas. El sonido es muy agudo y se produce al golpear un palo contra otro, procurando sostenerlos por la menor superficie posible para no ahogar el sonido. Se utiliza en la música popular y en las orquestas de baile centroamericanas.

 

Calves y maracas

Los Compadres

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: