Ya esta aquí la ansiada primavera, todos comenzamos a pensar en la operación bikini, y ahora es el mejor momento para empezar a prepararnos. Entonces, este el momento en que debemos comenzar a cuidar la alimentación, la actividad física y a preparar la piel para exponerse al sol con ayuda de una buena alimentación.

Los alimentos que podemos incluir en nuestra "dieta" para que nuestra piel al exponerse al sol adquiera un bonito bronceado pero sobre todo, sano son:

Frutas y verduras de color naranja:

Ricas en vitamina A y carotenos (Alfa-caroteno y Beta-caroteno), estas contribuyen a mantener la elasticidad de la piel y evita que se reseque por su poder antioxidante. Por lo tanto, empecemos desde ahora a consumir zanahorias, albaricoques, melocotónes, que nos ayudar a conseguir un bonito bronceado.

Verduras de hojas verdes:

Acelgas, berro y espinacas también contienen carotenos, y nos beneficiaran de las mismas propiedades que las anteriores de color naranja.

Agua y zumos:

El agua es el órgano más grande del cuerpo, y el último en recibir el agua que ingerimos, con lo que para tener una piel sana es recomendable beber mínimo 2 litros de agua diarios, aunque esto variara según nuestro peso (una buena proporcioón sería 1 litro por cada 24 kilos de peso) esto nos proporcionarán una buena hidratación, que también podemos complementar con zumos naturales de frutas exprimidas, esto es fundamental para obtener una piel sana y bella al mismo tiempo. Lo ideal es beber zumos de sandía, de zanahoria, tomate o espinacas que además del agua que contiene, nos ofrecen sus propiedades antioxidantes y carotenos.

Pescado:

El pescado el azul (Omega 3) nos ayuda a conservar la integridad de la piel y evitar su sequedad al exponernos al sol, dado que sus omega 3 tienen función antioxidante y conservan la integridad de las células. Aparte de esto, los ácidos grasos del pescado azul (DHA y EPA) nos aportan hasta 50 cualidades buenas para nuestra salud, tales como buena circulación, anti-inflamatorio, ayuda con la memoria, etc.

Frutos secos:

Su contenido en antioxidantes como el selenio y la vitamina E ayudarán a cuidar las células de la piel y además, el poder anti-inflamatorio de sus ácidos grasos evitará lesiones en la misma.

Cítricos:

la vitamina C que éstos alimentos ofrecen proporcionan una mejor integridad y elasticidad a la piel, pues este micro-nutriente interviene en la síntesis de colágeno y ayuda a cicatrizar heridas.

Consume a diario frutas cítricas, así como tomate, pimiento, perejil u otros alimentos ricos en vitamina C y te será de gran ayuda.

De esta forma, podremos preparar la piel para exponerla al sol sin descuidar nuestra salud y sin desperdiciar el color que sólo el verano puede darnos mediante un bronceado saludable.

Recuerda siempre usar protección solar.

También puedes suplementarte con vitaminas naturales que contengan Alfa-caoteno y Beta-caroteno para un óptimo bronceado.

Disfrutemos de la primavera, preparandonos para un verano sano.

P.D. Recuerda, la primavera la sangre altera. En realidad, lo que se altera es la Bilirrubina, ya que con la Vitamina D que aporta el sol, esta se nos incrementa y por eso nos sentimos un poco "alterados".

Primeros rayos de sol

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: