Según reza la expresión: todos somos especialistas en algo. Así que aunando mi experiencia de vida en el área de la prevención de las drogodependencias y mis estudios al respecto, pretendo contribuir con información relevante para la prevención del consumo del alcohol, tabaco y otras drogas, en los niños, adolescentes y jóvenes desde un enfoque “proactivo”, centrado en la persona y su medio.

El tema de las drogas tiende a ser un tema incómodo, espinoso y difícil de abordar para los padres y maestros. Y, para el tiempo que nos ha tocado vivir, suele ser un tópico más, trillado y muchas veces banalizado que se centra en el consumo de la sustancia (alcohol, tabaco y otras drogas). Siendo este consumo una aspecto más dentro de la sociedad consumista.

Desde mi experiencia en el trabajo directo con educadores y con niños en situación de riesgo y comunidades en general, lo primero que debemos tener en cuenta a la hora de abordar el tema de las drogas son las razones por las cuáles las personas recurren a ellas.

Los expertos hablan de la etiología multi-causal o multi-factorial del problema, para decir que no existe un factor único de consumo. Esto nos habla de la complejidad del tema y nos ilumina para comprender que las respuestas o alternativas de prevención deben estar enmarcadas dentro de este enfoque global. Tal vez, por esta razón, podamos entender mejor al padre o madre “ejemplar” que no entienden por qué su hijo (a) ha caído en las drogas cuando les “han dado todo lo necesario” para vivir sin ellas.

Otro aspecto importante a la hora de abordar este tema, una vez entendido lo anterior, es la manera (o método) a utilizar. Se puede optar por un modelo unicausal- reactivo centrado en los factores de riesgos y efectos de las sustancias. Lo que en palabras más sencillas significa: resaltar las desventajas y efectos del consumo de las drogas. El ejemplo más concreto de este enfoque es, la publicidad o campaña “antidrogas”, cuyos mensajes se centran en el cliché: “Dile no a las Drogas”. Mientras muestran todos los efectos de las sustancias sin dar otra alternativa al consumo. Este enfoque aunque pudiera servir como medio para concienciar a los padres, es contra-preventivo, principalmente, para los adolescentes que buscan sensaciones fuertes.

Otro tipo de enfoque, contrario al anterior, más actualizado y muy recomendado por los expertos de la prevención, es el modelo multifactorial, “proactivo”, centrado en factores protectores de la persona y su ambiente. En palabras sencillas, es hablar de un estilo de vida saludable: de las ventajas del no consumo y sus posibles consecuencias en el ámbito personal, familiar y comunitario. Incluso, en ocasiones, no es necesario hablar directamente del tema de la drogas, sino potenciar las alternativas y habilidades en el niño y el adolescente para enfrentar situaciones de riesgo.

En los siguientes artículos compartiré más ampliamente otros aspectos de relevancia sobre el tema. Espero que la iniciativa de escribir se convierta en una modalidad interactiva para conocer las inquietudes y expectativas que puedan plantearse, las cuales asumiré de la manera más positiva.

Para mayor información visitar: http://www.pnsd.msc.es/

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: