La presbicia es una condición fisiológica que aparece en todas las personas, aproximadamente después de los 40 años. Como condición fisiológica, es imposible de evitar, sin embargo, es fácil de manejar y de sobrellevar.

La presbicia aparece cuando el cristalino, el lente con el que todos nacemos y que es altamente elástico, va perdiendo su elasticidad con el paso de los años y por consiguiente, su capacidad de acomodación.

Esta capacidad de acomodación, es la que le permite cambiar de forma, aumentando su diámetro antero posterior y de esta manera enfocar las imágenes en el punto exacto de la retina, haciendo que podamos ver bien.

El problema se produce cuando vamos a leer a corta distancia, ya que la acomodación se lleva a cabo cuando ejercitamos la visión próxima, como por ejemplo al leer una revista, ver el celular o leer el periódico.

Esta pérdida de elasticidad se instaura de manera gradual, por lo que el problema va empeorando a medida que pasan los años hasta que llega un punto en la que estabiliza.

La presbicia se corrige fácilmente con la adaptación de unas gafas para visión próxima o con unas gafas multifocales. Estas últimas permiten poder ver a distancias largas, intermedias y cortas sin tener que cambiárselas cada vez que vamos a alternar la visión en éstos rangos de distancia.

Hasta el momento no hay una cirugía específica para la presbicia, pero se está investigando en ello. El LASIK (cirugía laser para corregir la miopía, hipermetropía o el astigmatismo) no es una cirugía específica para la presbicia, pero realizándola con unos parámetros específicos, puede hacer que se corrija parcialmente.

Hay que recordar entonces que es un proceso fisiológico de envejecimiento del ojo y que, a pesar de esto, podemos manejarlo de manera eficiente.


Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: