prejuicio

Más allá de los prejuicios…

Tenemos que entender que no todos los prejuicios son malos, sin embargo en estos tiempos en los cuales las personas se acostumbraron a ser negativas y siendo así, se niegan a ver más allá de lo que quieren ver y, por esta razón, los prejuicios se convierten en punto generador de maldad, aunque los creadores de dichos juicios anticipados digan que son simples comentarios.

La generalidad de la gente, confunden los prejuicios con los comentarios, unos por ignorancia de lo que están haciendo, aunque eso no los exime de pena, otros porque tienen una razón tímida de por qué lo hacen, solapados en una aparente ingenuidad. Existen otras razones, en que se hacen los prejuicios sin tener la mínima intención de hacer daño, y esos son aquellos que se comentan y casi nadie les presta atención.

No es lo mismo

No es lo mismo cuándo, tú dices algo de alguien pero, lo haces con autoridad, con la clara intención de que los demás le presten mucha atención por parecer importante, sin serlo. Ahora, ¿En qué momento un comentario se transforma en prejuicio? Pues en el momento en que el comentario carece de la verdad. Por lo general, las personas que lanzan prejuicios son aquellas que en el fondo tienen poca o una cierta envidia, sobre aquellas personas de las cuales han hablado, esto hace que se fijen en lo que hacen los demás, pero; aquella fijación por lo general no es; con atención y, lo que es peor, no saben ciertamente de que se trata.

Esto en el fondo es problemático, porque los prejuicios se basan en lo que tú dices sin saber, pero si crees lo que crees que es, es decir; que sabes poco o nada de lo que piensas que sabes, esto; hace tanto daño porque puede caer en oídos prejuiciados, dañinos, por lo cual no puede salir nada bueno, puesto que va de boca en boca y seguramente que cuando torne donde el emisor primario, ya; no es lo que tú dijiste al comienzo.

No es difícil darse cuenta cuando alguien lanza un prejuicio ya que, el que lo lanza generalmente tiende a repetir lo que otro dijo, es decir; ‘en tal región la vida es difícil para los latinos’ ahora, si le preguntas ¿Y tú como lo sabes? ¡Falso! Ellos no lo saben, porque no lo han vivido, solo están repitiendo lo que escucharon de otras bocas.

vivir sin prejuicios

Personas acomplejadas

Es común, en personas que por sus complejos se dejan llevar por la primera imagen, y basado en eso que se dirigen, ahora; ¿Qué es lo que hacen después? Una simpleza, cuentan cualquier cosa, tomando en cuenta que para ellos es una realidad, sin darse cuenta que la realidad es otra, bueno; al menos la presunta realidad de la persona que es blanco de los prejuicios.

Hay personajes, que se la pasan hablando de todo aquel que les pasa por delante, puesto que según ellos, todos están mal; menos ellos. Con esto no se quiere decir que todos los prejuicios sean malos, ya que; el prejuicio es un juicio anticipado de algo que se conoce a medias o, que no se conoce nada. Ahora bien, ¿Quién ha dicho que no se puede hablar de algo en bien y no se sabe sí es real o no? En este caso puntual, se realza la autoestima de alguien sin tomar en cuenta que a lo mejor no lo merezca, pero, es un bien que está haciendo, en cambio si lo haces de otra forma como lanzar los prejuicios a los cuatro vientos, desencadenas un mal que no es muy bien visto por persona alguna, a menos que tú entorno sea de la misma fuente, es decir, que todos sean como tú.

Los prejuicios en sí, son algo subjetivo y si causan algún daño considerable o nimio siempre se mira desde diferentes puntos de vista o se les califica de crítica sin fundamento. Luego, es necesario que hagamos un ejercicio de autocrítica y analizar si existe en nosotros algo que merezca un prejuicio. ¡De seguro que sí! No hay por qué dudar, nadie está exento de ello.

Por supuesto tengo la casi certeza de que nadie está libre de ser aludido por un prejuicio, todos tenemos puntos exteriores a la vista de toda la gente para ser criticados. Lo que no se debe hacer es, hablar abiertamente de algo que has elucubrado en tu mente y que a su vez ha incubado un prejuicio con respecto a alguien. La psicología analiza desde su punto de vista, que los prejuicios son distorsiones emocionales, que hace que las personas miren la realidad de otra manera.

Los prejuicios son tan antiguos como la humanidad; ejemplos por millones, descubrimientos, ciencias, guerras, religiones…, la iglesia católica se negó en su día a reconocer que la tierra era redonda. Sin embargo algunos prejuicios a lo largo de la historia han resultado beneficiosos pero; es indudable que con ellos hay que andarse con cuidado…

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: