Preguntémonos ¿Qué es la felicidad?

Todos alguna vez nos hemos preguntado. ¿Qué es la felicidad? Todos nosotros en no pocas ocasiones nos hemos hecho esta pregunta, la misma; ha despertado en todos los tiempos, la curiosidad de religiosos, literatos, psicólogos, filósofos…, Son incontables las personas que han dedicado mucho de su tiempo en encontrar una definición de este valor.

Por cierto, con respecto a ello existen cantidad de puntos de vista. Desde el mío, para mí, la felicidad es un estado emocional, que disfruta el ser humano cuándo goza de paz interior, la comodidad y la satisfacción personal. Es una sensación de gozo, que se siente cuando alcanzamos un sueño y logramos una meta en la vida. ¡Por Dios en ese momento somos felices!

Desde esa perspectiva, la definición no es tan difícil, pero; cuando nos preguntamos si hay una forma de felicidad completa, la cuestión cambia, porque la sensación interna de gozo concierne en lo fundamental a la expresión espiritual del ser humano.

Se dice por ejemplo, que en el transcurso de una vida, de hecho; se convive con muchas personas, pobres, acomodadas, poderosas, ricas… Con todos ellos, cuando se les mira recto a los ojos da la impresión de echar en falta algo.

felicidad

La búsqueda de la felicidad

Freud, el célebre psicoanalista, decía que, la búsqueda de la felicidad es algo utópico, porque; para qué exista, no puede depender del mundo real, donde las personas pueden tener experiencias como el fracaso. Por lo que de seguro, el ser humano solo podría alcanzar una felicidad a medias. Luego entonces la felicidad completa no existe Tal como debe ser. Si existiera la mínima posibilidad de que fuéramos seres completamente felices. Con que propósito lucharíamos. Tal vez seríamos felices pero inútiles.

Alcanzamos una meta y nos sentimos felices. ¡Eso está bien! Disfrutamos el momento de éxito, pero de seguidas tenemos que prepararnos para alcanzar un nivel superior. La felicidad, es algo relativa e incompleta, cuando paramos un momento en la vida. Tal vez la dicha consiste en, tener siempre algo que hacer, tener a quien amar y un algo que esperar, así lo manifiesta el notable teólogo escocés Thomas Chalmer.

felices

En la senda de la vida, la felicidad hay que lucharla. Ella es veleidosa como la mujer coqueta, cambiante como los gitanos y caprichosa como ella sola. En la vida real, es un objetivo que hay que perseguir y luego de alcanzado hay que cultivarla amorosamente. Recordemos, que los momentos felices así como llegan así nos dejan, verdaderamente impredecibles.

 

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: