Escrito en cursiva con felpa

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Santo Domingo, 13 de Enero 2007

 

Preciosa Catherine:

 

Hola, lo sé seguro te preguntarás por qué te saludo como ¨preciosa¨y la realidad es que sigo pensando que lo eres. Seguro te preguntas por qué te escribí una carta y no escogí llamarte y la realidad es que sé que ibas a colgar el teléfono en cuanto empezara a decirte lo que te tengo que decir.
Y bueno, perdí la oportunidad de poder escuchar tu voz al no llamarte por teléfono, pero tal vez el que leas esto sea el único chance que tengo para recuperar tu corazón. Sé que seguirás leyendo porque la curiosidad de saber qué tonterías habré escrito aquí no te permitirán lanzar esta carta lejos de tus manos por mucho tiempo.

Y bueno lo que quiero decirte es que no he dejado de pensar en ti últimamente, en verdad te has vuelto un vago recuerdo en mi mente, das vueltas y vueltas y no sé como sacarte de allí, o tal vez simplemente no quiero. No sabía si callar o decirlo, pero si no saco todo esto de mi, algún día me arrepentiré. Es que a veces pienso que para ti lo que un día sucedió entre nosotros no significó nada, y lo sé Catherine, eramos niños, pero los niños tienen los sentimientos más sinceros, y eso cuenta. Sé que era complicado y que nuestras acciones eran muy inmaduras, pero a pesar de todo eso, a pesar de las discuciones que ya olvidéy a pesar de que para ti yo haya sido como uno de esos juguetes que no son relevantes en nuestros recuerdos, uno de esos juguetes los cuales vemos y sólo recordamos otros que eran más importantes, porque tuvieron una historia más interesante, para mí todo es diferente, para mí toda nuestra tormenta fue importante, aprendí tantas cosas, te quise tanto...

Sé que ya no somos los mismos, y que han pasado muchos años, pero tus recuerdos aún siguen en mi mente, y cada día se hacen más reales e invaden mis sueños y mis horas de trabajo. He llegado a la conclusión de que es casi imposible olvidarte Catherine.

Tal vez no soy el chico perfecto, o el más apuesto, o el chico que siempre has soñado, pero hoy me siento como el chico que al parecer nunca te había olvidado. Y te aseguro que si tuviera la oportunidad de tomar tus manos otra vez, lo haría. Pero no lo haría como si estuviera volviendo contigo, porque ya no somos esos niños, ya no somos inmaduros, ya hemos crecido, hemos aprendido que el amor no es sólo un sentimiento, sino una decisión. Sé que lo sabes Catherine. Por eso no te pido que regresemos, yo quiero comenzar. Quiero una primera cita y un primer beso, quiero conocer lo que el tiempo ha hecho contigo. Quieo hacerte sonreir en todo momento, quiero que seas feliz, quiero que aprendas que no todo debe terminar antes de la muerte, quiero ir hasta el final, quiero que me vean caminar a tu lado, sonreír a tu lado, quiero estar allí cuando llores, o cuando te gradúes. Quiero estar allí cuando estes feliz, o cuando estés triste, en tus días grises y en tus días azules, quiero estar allí... Porque no quiero que te sientas sola, nunca más quiero escuchar de tus labios la palabra soledad.

Quiero que nos conozcamos de nuevo, quiero regalarte flores, quiero que pases a mi corazón y te sientes en el lugar más cómodo. Y si te pido esto, es porque ya estoy listo, es porque ya no soy un niño; ya estoy listo para ser tu caballero y para hacerte sonreír como nadie ha podido.
Quiero por primera vez sentir que verdaderamente estoy cerca de ti y que verdaderamente confías en mí.
Es mi deseo que algún día me llames esposo y que mis hijos te llamen mamá. ¡Ay mi preciosa Catherine, cuánto anhelo verte con un velo sobre tu rostro!

Porque no quiero que seamos lo que el viento se llevó
otro recuerdo perdido que el tiempo escondió
Dos lágrimas amargas en medio de la soledad
acompañados por dos almas que no nos podrán complementar
por eso me detengo hoy, y te detengo
porque el que tú fuiste hecha para mi y yo para ti, es un hecho
y aunque no vivamos en una caja de cristal
ni seamos un cuento con un hermoso final
tu alma y mi alma se aferraron entre sí
desde el primer momento en que me viste y yo te vi. 

Te amo, Lucas.

 

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

— Y allí estaba yo, mirando aquella tumba, en completa soledad, leyendo aquella hermosa carta en voz alta, fue tan impactante que en el instante en que terminé de leer la carta una lágrima amarga se deslizó por mi mejilla izquierda y goteó justamente donde estaba escrito su nombre... y es por eso que le pido que publique esta carta señor.

—Delo por hecho señorita Catherine, su amigo Lucas me ha convencido. Pero quisiera saber algo ¿cómo murió?

— Cáncer señor. Cáncer...

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: