Al tratar los diferentes aceites que se utilizan en aromaterapia, se debe tener en cuenta algunas contraindicaciones. Es muy común caer en el pensamiento de que como en la aromaterapia se trabaja a base de tratamientos naturales, no se corre ningún peligro de producir un daño o empeorar la situación.

Esto claramente no es así, debemos conocer perfectamente las caracteristicas de cada aceite o planta en particular que empleemos en aromaterapia, para saber las propiedades que desarrolla no sea que por el desconocimiento de las mismas de algún aceite, obtengamos en el empleo del mismo el efecto contrario al que queremos obtener.

Lo más importante dentro de las precauciones, es que no debe utilizarse durante el embarazo. También debe ser suspendido cualquier tratamiento con aromaterapia apenas una tenga sospechas de un embarazo, ya que algunos aceites pueden producir la relajación de los músculos, estimular las contracciones, inducir a la menstruación o a atravesar la placenta.

Los aceites esenciales utilizados en aromaterapia, tampoco deben usarse en bebés recién nacidos.

Es importante seguir las instrucciones de los productos, porque los concentrados pueden ser venenosos y deben diluirse bien. A pesar de que los efectos secundarios de la aromaterapia son suaves y poco duraderos, ciertamente son molestos y es mejor evitarlos.

Si se sufren de alergias, de fiebre, asma o problemas respiratorios o en la piel como eczema o psoriasis, es recomendable que se modere el uso de aceites esenciales y esencias aromáticas. La epilepsia o hipertensión son condiciones que deben impulsarte a utilizar la aromaterapia de forma esporádica y no concentrada.

Efectos como las náuseas y los mareos, y también dolores de cabeza y reacciones alérgicas son todos problemas asociados al mal uso de la aromaterapia.

Por Karina Parada, Directora Deva"s

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: