Los tiempos están cambiando y con ello todo lo que nos rodea. Hubo un tiempo en el cual cuando alguna persona sufría alguna dolencia, malestar o cualquier síntoma o signo más extraño de lo habitual acudía a su médico. Esa persona con su título de facultativo en el que depositábamos toda nuestra confianza.

Sin embargo, esto también está cambiando, y por desgracia no para bien.

A pesar de como esta la sanidad actualmente, no es bueno que la ansiedad y la angustia se apodere de nosotros y acabemos delante del ordenador en busca del auto-diagnóstico.

Con un "click" pretendemos saber que es lo que nos pasa, si es "bueno" o "malo" y cual es el tratamiento. Lo que nos puede generar un estado de angustia que puede desbordarnos y entrar dentro de una espiral de desasosiego y pesadumbre, terminando al final con síntomas psicosomáticos, es decir, síntomas creados por nuestro propio cerebro sin tener ninguna patología de base. Todo ello puede convertirse en una verdadera pesadilla que puede terminar con una profunda depresión de la que nos costará salir. Pensando que nosotros sabemos mejor que nuestro médico lo que nos sucede.

Cuando nos encontramos en este punto ya no hay vuelta atrás, por ello es conveniente pensar fríamente, que antes de consultar en cualquier foro de Internet o web donde se expliquen síntomas y manifestaciones de cualquier patología, debemos acordarnos que nuestro cerebro nos ganará la batalla y acabaremos en muchas ocasiones pensando cosas que no coinciden con la realidad, además debemos ser conscientes de que todas esas cosas que creemos que "tenemos" el cerebro las desarrollará, aumentando nuestra preocupación.

"Es la pescadilla que se muerde la cola, entramos en un círculo vicioso del que nos costará salir. ya que si pensamos que me duele tal cosa, al final me dolerá."

Debemos evitar que un "simple dolor de espalda" (que seguramente pueda ser una contractura), en un foro se convierta en una enfermedad terminal, auto-diagnosticada por nosotros mismo recabando información de personas y de páginas que nada tienen que ver con la verdadera medicina que basa sus diagnósticos no solo en la teoría, sino también en experiencia y formación.

"Evitemos convertirnos en nuestros propios médicos"

 

Nuestro propio médico.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: