Todas las personas, exceptuando que tengan algún problema grave de su estado físico o mental tienen la capacidad de desarrollar la creatividad, pero debido a que hay quienes la ejercitan más que otros a lo largo de su vida, es por esa razón que algunos la desarrollan mucho más, enriqueciéndose de sus grandes beneficios.

La creatividad nos facilita la apertura a diferentes puntos de vista; flexibiliza nuestra mente; facilita el ajuste integral a los cambios; nutre nuestra inteligencia; nos hace emprender más fácil nuestras metas con caminos novedosos para sobresalir en el medio, por tanto, nos hace competitivos y nos hace ser más recursivos y proactivos.

Para potenciar más la creatividad es importante conectar con nuestra parte instintiva y emocional, diferente a lo que muchos piensan, la inteligencia no se basa sólo en el cúmulo de conocimientos con que la persona pueda responder a una situación, ni al mayor raciocinio, memoria y cálculo mental utilizado, pues existen otras características que la integran, como son, la capacidad de juicio moral, la comprensión, la resolución de situaciones, la fluidez en las ideas, entre otras, y se fortalece a través de la parte experiencial, de apoyo escolar, escolar y social, de factores culturales, de contexto, entre otros.

En últimas, para que la inteligencia se potencie al máximo debe incluir también los aspectos de tipo creativo, lo artístico, lo actitudinal y lo comportamental empleando de la mano, la inteligencia emocional. De esta manera, para potencializar la creatividad es importante: •Trabajar más el contacto con la parte emocional, con lo intuitivo, con las sensaciones, para que de esta manera se aflore la imaginación de forma más natural y fluida. • Así también, debemos aplicar la creatividad en cuestiones básicas del día a día para que se vaya integrando cada vez más a nuestra personalidad. En esto, podemos valernos de lluvia de ideas, para ver opciones de resolución de dificultades, nuevas formas de realizar algún trabajo o tarea por el simple hecho del placer de experimentar o por ejemplo, encontrar nuevos métodos para realizar las funciones caseras como imaginar una receta y prepararla con base en ideas llamativas. • Podemos también, realizar con frecuencia alguna actividad artística que sea de nuestra preferencia, llevar a cabo ejercicios de visualización creando imágenes relajantes y positivas, aquellas imágenes que nosotros queramos y decidamos ver en nuestra mente, que nos haga sentir aquello como una realidad. Soñar, soñar despierto, imaginar los anhelos realizándose, esto despierta la chispa del impulso necesario para luchar por alcanzarlos. •

Vale la pena preguntarnos a diario frases dinamizantes, las cuales son positivas y que generalmente empiezan por “"cómo"”, no por ejemplo, ¿"por qué" me tuvo que pasar esta mala experiencia?, sino ¿"cómo" voy a desarrollar más mi habilidad de…?, ¿"cómo" voy a manejar esta situación para mi bienestar? que nos lleven a sentir curiosidad de investigar, conocer, abordar nuevo tipo de conocimiento y experiencias. 

Por último, es conveniente que seamos más abiertos al cambio, en la realización de nuevas actividades, conociendo diferentes sitios de interés, otras personas, participando de actividades que nos haga salir de la rutina, etc. La creatividad es una poderosa herramienta de éxito, que basta con dejarla aflorar desde nuestro interior, alimentarla día tras día, de la forma más natural posible, y esto a través de una mente dispuesta, abierta, engendrando a un corazón sabio, despierto a sentir la vida y fluyendo como las olas de un mar, que vienen y van.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: