El tan conocido y simple acto de lavarse las manos con jabón reduciría a la mitad las muertes de niños por diarrea, afirmó UNICEF al celebrar hoy la primera edición del Día Mundial del Lavado de Manos.

  Se estima que cada día mueren cinco mil infantes (1,7 millones al año), a causa de enfermedades diarreicas.

La mitad de esos decesos podría evitarse con el simple procedimiento de lavarse las manos con jabón, aseveró Veronique Taveau, portavoz del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

Lo que lanzamos es una verdadera batalla a nivel planetario y los protagonistas son niños, señaló Taveau. Son ellos los que van a enseñar a los adultos, a sus padres, que una acción tan simple puede salvar millones de vidas, añadió.

Lavarse las manos puede evitar la transmisión de afecciones como gripe, conjuntivitis, diarrea o parasitismo intestinal, sin embargo, este fue un hecho difícil de imponer en la vida de las personas y más aún en la práctica médica.

Está demostrado que frotarse durante 10 ó 15 segundos con agua y jabón y de forma habitual, es la mejor manera de mantener a los gérmenes alejados del organismo.

Pero fueron necesarios muchos años de esfuerzos para que este principio, determinado por el destacado especialista húngaro Ignaz Semmelwels, fuera aceptado aunque no siempre cumplido.

Un estudio realizado por la Sociedad Americana de Microbiología y el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Atlanta (CDC), en Estados Unidos, demostró que el 40 por ciento de los adultos no se lava las manos después de ir al baño.

Además indicó que una gran mayoría tampoco lo hace después de acariciar a un animal, sonarse la nariz, estornudar o manejar dinero.

Los expertos aseguran que de realizar este proceder de forma compulsiva se evitarían muchos resfriados y enfermedades causadas por gérmenes que se trasmiten a través de manos infectadas.

De hecho, el CDC ofreció una serie de ejemplos frecuentes, fuera de los hospitales, que facilitan la transmisión de infecciones a través de las manos:

Una comida contaminada suele deberse a que la persona que la manipula no se ha lavado las manos antes de ir al baño.

 Al cambiar el pañal, los gérmenes de un menor con diarrea pueden pasar a las manos del adulto. â?ó Los microorganismos de alimentos no cocinados (como en la carne cruda), pasan a las manos del manipulador y puede así contaminar a otros.

 Los virus y bacterias que producen resfriado o infecciones en los ojos pueden expandirse a las manos a través del estornudo o por frotarse los globos oculares y así llegar a terceros. Por tanto, no lo dude, lávese las manos de manera frecuente, haga de ello una práctica imprescindible para prevenir enfermedades.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: