Política de dos hijos en China

La política de un solo hijo en China ha llegado a su ocaso, ahora iniciará la política de dos hijos. O al menos eso es lo que el Partido Comunista ha comentado en los últimos días. La política de un solo hijo data de finales de los 70, y aunque fue una medida muy efectiva de control demográfico (sobre todo por los castigos impuestos a quienes no la acataran) ahora está dejando ver sus consecuencias: una población adulta en su mayoría, lo que sin duda pondrá en peligro el crecimiento económico de China tan acelerado en los últimos años.

No obstante, la relajación de la política no cambió la decisión de algunas parejas de no tener un segundo hijo, pues argumentan que los gastos son muy elevados y que es muy difícl y costoso darles una buena educación. Creo que se debe en parte a que la política de un solo hijo ya era vista como parte de la vida diaria; aunque no la aceptaran y la vieran como una intrusión en su privacidad y una violación de sus libertades individuales ya formaba parte de su cotidianidad. Aunque claro hay parejas que viven una situación económica un poco más desahogada y pueden permitirse un segundo hijo. 

Con todo y las posibles implicaciones demográficas que esto pudiera traer, aún me extraña la relativa naturalidad con la que son recibidas las políticas excesivamente centralizadas del Partido Comunista y más en temas como estos. Aunque basta echar un vistazo a la historia de Asia Oriental para saber que el respeto a las decisiones de la autoridad es un factor cultural muy fuerte. Claro que hay una oposición, pero no lo suficientemente fuerte para contrarrestar las políticas del Partido.

 

Madre, padre, bebé, China

 

 

Ciertamente el Partido Comunista ganó su legitimidad cuando logró derrotar a Chiang Kai Shek y establecer la República Popular China en 1949, pero desde aquel entonces han pasado poco más de 60 años, muchas cosas han cambiado, el Partido se alejó paulatinamente de aquel modelo socialista y valiéndose de medidas centralistas logró que el país despegara económicamente. El desarrollo económico se convirtió en un elemento de legitimidad, no importó que para lograrlo se sacrifican algunas libertades civiles. Cuestión de prioridades supongo.

Y llegamos hasta aquí, un gobierno restrictivo y desarrollo económico, sin embargo distribución desigual de la riqueza, largas jornadas laborales, etc. habría que poner una balanza y ver hacía donde se inclina más.

El abandono de la política de un solo hijo es sin duda un gran cambio, no se si hacia adelante o hacia atrás, a fin de cuentas la decisión es nuevamente del gobierno central, pero definitivamente tendrá un efecto en el futuro de China.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: